Bienvenidos

Instituto de Altos Estudios de Derecho Penal y Derecho Procesal Penal, Comparado, un espacio latinoamericano, amplio y plural de debate, estudio, investigación, intercambio, reflexión y trabajo, constituido con la finalidad de favorecer la integración regional y participar activamente en el “proceso” al monismo jurídico.

Here

RAMIREZ TERAN

Expte. Nº P-67.384/07 (antes Fiscalía de Instrucción n° 12/Unidad Fiscal Departamental n° 4-Guaymallén-Oficina Fiscal n° 9-Seccional 9°) caratulados: “F.c/ y Querellantes Particulares c/RAMIREZ TERAN, Pedro Alejandro p/Homicidio Simple (art. 79 del C.P.)-


FUNDAMENTOS DE LA SENTENCIA 6.300

En la Ciudad de Mendoza a los diez días del mes de Agosto del año dos mil nueve, en la Sala de Juicios Orales de la SEGUNDA CAMARA DEL CRIMEN se constituyen los Dres. José Virgilio VALERIO, Arlington Roberto ULIARTE y Roberto Jesús YANZON, en forma Colegiada, con la presidencia del primero de los nombrados, para dar a conocer los fundamentos de la Sentencia Nº 6.300 dictada en la Causa Nº P-67.384/07, (antes Fiscalía de Instrucción n°12/Unidad Fiscal Departamental n° 4-Guaymallén-Oficina Fiscal n° 9-Seccional 9°) caratulados: “F.c/ y Querellantes Particulares c/RAMIREZ TERAN, Pedro Alejandro p/Homicidio Simple (art. 79 del C.P.) seguida a instancia Fiscal contra el imputado: Pedro Alejandro Ceferino RAMÍREZ TERÁN: D.N.I. 26.400.796, alias “Gordo”, argentino, hijo de Edmundo y de Leonor, nacido en Mendoza el día 20 de febrero de 1.971, de profesión comerciante, 36 años de edad, soltero, estudios secundarios completos, con domicilio en Barrio Petroleros Manzana “E”, casa 20, Dorrego, Guaymallén, Mendoza, ACTUALMENTE ALOJADO EN PENITENCIARÍA PROVINCIAL; dejando constancia de la actuación del Señor Fiscal de Cámara, Dr. Adelmo ARGÜELLO, Titular de la Segunda Fiscalía de Cámara del Crimen; los Querellantes Particulares Dres. Laura Alicia PADILLA y Carlos VARELA ALVAREZ, en nombre y representación del Señor Claudio Mujica por su hija menor Rocío Camila Mujica y del Dr. Marcos DERPICH, Defensor Oficial, titular de la Décimo Sexta Defensoría de Pobres y Ausentes, como defensor del imputado.-

Y CONSIDERANDO:

Que, el Señor Agente Fiscal en el Requerimiento de Citación a Juicio de fs. 592/604 atribuyó en la presente causa a Pedro Alejandro Ceferino RAMÍREZ TERÁN "prima facie", la comisión del delito de “Homicidio Simple”, previsto y penado por el art. 79 del Código Penal.-

II.- Posteriormente, oídas las partes:

1.- Que, al concluir su alegato el Dr. Adelmo ARGÜELLO ­-representante del Ministerio Público Fiscal-, expresó que se inició la presente causa con la denuncia del enjuiciado a las 04:50 hs., del día 31 de agosto de 2007, dando una primera versión de los hechos, expresando que se trató de un asalto, y en la instrucción sigue declarando en una misma línea; que con relación a las testimoniales están orientadas a determinar cual era la relación de pareja entre el imputado y la víctima; la segunda versión le corresponde a María del Carmen DIAZ (Marité), hermana de la víctima, a la madrugada de ese día y basada en la mala relación de pareja, como en los dichos de Liliana BUTACUALIA .-

En un análisis pormenorizado de la prueba dijo que, no se determinó quien llegó primero al lugar del hecho, pero consideró que no tiene relevancia, y si bien surgen diversos indicios que incriminaron al imputado, que hacen poco creíble su versión, lo que hace descartar el asalto que él dice haber sufrido, es un aro de la víctima, una cadena en el piso del lado del conductor y una huella de zapatilla impresa sobre la puerta del conductor, sobre el vidrio prácticamente a la altura del hombro de la víctima, es decir, que en algún momento la víctima estuvo de espalda al conductor. A ello sumó que, desde el Hospital Notti, lugar donde habrían sido interceptados a la 01:00 hs., hasta Le Privé, hay una distancia que se puede llegar en 5 o 7 minutos, por lo que existen 50 minutos que carecen de explicación y que incriminan al imputado, quien ha dado explicaciones pocos creíbles.-

Además argumentó que, estaban por separarse y consideró que con esta contingencia familiar se da una sumatoria de indicios que incriminan al imputado y que por aplicación del principio del tercero excluido, descartó el asalto y concluyó: nos queda que él es el autor.-

Luego de descartar que el hecho hubiera podido ocurrido en el interior de la vivienda común, se refirió a la agresión en el escenario principal y dijo que RAMIREZ era posesivo en su relación de pareja. Inmediatamente opinó sobre su inestabilidad emocional, refiriéndose a que durante el transcurso del debate tuvimos la ocasión de comprobarlo cuando les gritó a personas que estaban atrás suyo o cuando increpó a Claudio MUJIDA durante la deposición de éste. Remató expresando que ese comportamiento es lo que vulgarmente se dice se saco.-

Por otra parte existen pruebas directas, el Dr. Sergio ABAD, quien ante la insistencia de RAMIREZ que le dolía la garganta lo remitió al especialista. Y de la Dra. Carolina MORGANI, según el informe de fs. 439 y su declaración de fs. 506/507. Asimismo, se refirió al resultado de ADN efectuado de la muestra de Hisopado de dos uñas de Sandra DÍAZ (de fs. 421/426).-

En definitiva expresó que, el indicio no es una presunción y no encuentra prueba suficiente lo que lo lleva a inclinarse por una duda insuperable. Se necesita castigar a un culpable cierto y como representante del Ministerio Público no alcanza a verificarlo por lo que solicita la absolución por la duda.-

2.- A su turno la parte Querellante, representada por la Dra. Laura Alicia PADILLA y el Dr. Carlos VARELA ALVAREZ, quienes presentaron sucesivamente sus conclusiones, expresando que no comparten lo solicitado por el Ministerio Fiscal.-

Comenzó la Dra. Laura PADILLA, quien luego de aclarar que cuando se refieren a la abogada de la familia, es ella, explicando su relación personal con la víctima.-

Analizó los dichos del enjuiciado en las diversas intervención que existen constancias en autos (denuncia, declaración de fs. 234/237, Acta extra-protocolar y la brindada durante el debate) las cotejó entre sí y con otros elementos de prueba. Advirtió sobre contradicciones e incoherencias. Remarcó entre otros aspectos que: 1) denunció el robo de celular, $ 800,oo y la billetera de Sandra; 2) como vio que se orinaba Sandra DÍAZ, mientras que lo asfixiaban desde atrás a Pedro RAMIREZ y conducía el automóvil; 3) aseguró que no existe registro del ingreso de llamadas referidas, como tampoco la que se menciona en el Acta Notarial; 4) que a pesar de denunciar la sustracción del celular RAMIREZ, tenía en su poder luego del supuesto hecho dos celulares y después dice que no le sustrajeron nada; 5) llama la atención sobre la bolsa de alimento; 6) RAMIREZ llamó sólo a sus amigos; 7) desdibujó la escena del crimen: bajó la bolsa de alimentos y el cuerpo de Sandra DIAZ; 8) relata que habían cenado con Sandra y luego de incorporada la necropsia que acredita que ella no había comido, cambia su versión; 9) que es imposible la amnesia lacunar por 50 minutos sin secuela; 10) sobre el momento y lugar por donde circulaban y lo asfixian, y cuando se desmaya o duerme; 11) durante el debate admitió que para poder sacar a Sandra habían aflojado el asiento.-

Inmediatamente expuso el Dr. Carlos VARELA ALVAREZ quien comenzó exponiendo que el razonamiento debe ser: si existió el móvil (la relación de pareja rota) y si este es capaz de producir el hecho. Aseguró que la relación de pareja estaba mal, a punto de ruptura, ya que ese fin de semana Sandra DÍAZ aprovecharía que Claudio MUJICA se llevaría a Rocío el fin de semana para pedirle a RAMIREZ que se fuera. Lo que estimó probado con la declaración de María del Carmen DIAZ (Marité), conteste con la de Claudio MUJICA. Pero, afirmó que las cuentas se metieron ese día en la discusión y son por las que se produce esa situación.-

Expone una versión de cómo ocurrieron los hechos, fundado en lo María del Carmen DÍAZ aseguró le había contado dijo Rocío, que ese día estaban discutiendo, Sandra sacó unos papeles, lloró, se cambió y se colocó el camisón rojo, se acostó y se durmió y que este relato es creíble porque Roció no es fabuladora, ni mentía y tenía buena relación con RAMIREZ. Mientras que no es creíble los dichos de RAMIREZ, que cenaron, aclaró que éste ahora dice que Sandra no comió, se cambiaron y le pidieron a Rocío que cuidara a la abuela, mientras se quedó mirando televisión y se fueron, lo que no es cierto, sino que después de la discusión y que se durmió Sandra, RAMIREZ la convence a Sandra de que se vista y que le diera la plata para pagar, diciéndole vamos y venimos, lo que entiende es una buena excusa como excepción a salir a esa hora y dejar a los chicos solos. Sandra extrae el dinero del cajero y se lo da a RAMIREZ, quien en lugar de volver por el mismo camino, toma otro rumbo, aquí se da cuenta Sandra que aparece el otro RAMIREZ, aseguró que es cierto que Sandra se quiso tirar, que el viaje fue de locos, de gritos y de insultos, porque ha dejado a su madre y a sus hijos solos, el relato de RAMIREZ es cierto pero con algunas modificaciones, no hay terceras personas, solo Sandra DIAZ y RAMIREZ. Es cierto que vio cuando Sandra se estaba muriendo, pataleaba y se orinaba, aunque lo ubique distinto.-

En abono de esta versión, dijo que no hay ni un pelo, ni huella de sangre, ni de calzado de otra persona. No hay sangre de RAMIREZ ni en el volante, ni en Sandra, ni en el torpedo del auto. Francisco NACAROTTO no vio el Polo, porque lo hizo por el otro lado, por eso no se tiró contra Le Privé, que era la única luz en el lugar, porque no pasó por ahí. Además, los supuestos asaltantes seleccionaron dos tarjetas entre varias, sacaron el dinero, luego guardaron la billetera y arrojaron las tarjetas donde hay luz. Advirtió sobre el uso del elemento punzo-cortante que solo pincha, no mata.-

Por otra parte, explicó con detenimiento las etapas del estrangulamiento, síntomas y consecuencias. Analizó la necropsia que acredita la muerte por asfixia lateral, no de atrás y anterior. Expuso que RAMIREZ simula, porque exagera y sobreactúa, aunque todo lo que dice lo hace desde el hecho y concluyó que los indicios de móvil, de oportunidad, de personalidad (ganancial, mentiroso e invasivo), como el de mala justificación (por el robo y la amnesia) y el de presencia, acreditan que es el único que pudo ocasionar la muerte.-

En cuanto a los contra-indicios que refirió el Sr. Fiscal dijo que con relación la derivación al especialista es porque RAMIREZ refería dolores, no porque le observaran nada, mientras que MORGANI, dijo que si hubiera tenido luxación, estaría muerto, además expresó que pueden haber sido actos defensivos de Sandra DIAZ. En cuanto al ADN del material encontrado en las uñas, lo valoró en el sentido que no excluye a RAMIREZ y que no se sabe si el que corresponde a un tercero fue contemporáneo o de cuando lo fue.-

Finalmente, la Dra. Laura PADILLA expuso sobre el monto de la pena y argumentó sobre los agravantes como que los actos fueron hechos a conciencia, hubo simulación y por el daño producido porque el hijo común tiene síndrome Down no va a tener a una madre para cuidarlo por lo que solicitó una pena de 18 AÑOS DE PRISION.

3.- Por su parte la defensa técnica de Pedro Alejandro RAMIEZ manifestó que está en un todo de acuerdo con lo solicitado por el Ministerio Público y no así con lo manifestado por la parte Querellante, quienes se basaron en el hipotético caso, del cual no pudieron salir, argumentando que la duda es aplicable a cada uno de los indicios. Remarcó que la citación a Juicio fue elevada, en todo momento con el verbo “habría”.-

Que en cuanto a la relación de pareja entiende que no había problemas, ya que no se encuentra acreditado que la víctima quería romper con el imputado, como tampoco está probado que efectivamente le fuera comunicada a RAMIREZ tal circunstancia. Asimismo con respecto al pago de las cuentas y que los chicos no quedaban solos nunca. Además, expresó que no es extraño el horario para ir al cajero, ya que era para evitar la cola del día siguiente, como se probó con la declaración de los policías que fueron a buscar el ticket. En cuanto a la existencia de dinero en el domicilio, era de RAMIREZ, que se lo mandaba un hermano para pagar una hipoteca. Luego de analizar y valorar las conclusiones y explicaciones de los peritos ARENAS, GORRA y CROCCO, se refirió al rastreo de los canes, a los informes sobre ADN y al resultado de los restos palmares y cotejarlo frente a los proyectos de futuro, como cambiar de casa, comprar una camioneta e irse de vacaciones concluye que la hipótesis de la querella no es en base a indicios unívocos y solicita la absolución por aplicación del art. 2° del C.P.P.-

4.- El Tribunal debe en esta etapa procesal pronunciarse sobre las siguientes cuestiones a tenor de lo dispuesto en el art. 160 de la Constitución de Mendoza y el art. 409 del Código Procesal Penal (Leyes 6.730-7.007 y modif.).-

PRIMERA CUESTION: ¿Está probado el hecho delictivo y la participación en el del imputado?.-

SEGUNDA CUESTION: En su caso, ¿qué calificación legal le corresponde?.-

TERCERA CUESTION: En su caso, pronuncia-miento sobre la pena aplicable y costas.-

III.- PRIMERA CUESTION:

Sobre la primera cuestión planteada el Dr. José Virgilio VALERIO dijo:

1.- La acusación.

Conforme la Requisitoria Fiscal de Elevación a Juicio obrante a fs. 592/604 se le atribuye a PEDRO ALEJANDRO CEFERINO RAMÍREZ TERÁN la comisión de los siguientes:

HECHOS: Se encuentra acreditado en autos, que el día 31 de agosto del año 2007, el imputado Alejandro Ramírez y su pareja Sandra Mónica Díaz, a las 00.30 horas aproximadamente, se habrían subido al vehículo marca VW Polo, color rojo, Dominio BSH -555, que se encontraba en la cochera de la vivienda que compartían, sita en Barrio Petroleros Manzana “E”, casa 10, localidad de Dorrego, Departamento de Guaymallén; Ramírez lo habría hecho del lado del conductor y Díaz del lado del acompañante. En el mencionado vehículo, y entre ese momento y las 2.00 horas, en que habría llegado al Hotel Le Privé, Ramírez habría comenzado a agredirla con arma blanca, ocasionándole heridas -entre otras- en las palmas de las manos, compatibles con actos de defensa; posteriormente la habría tomado del cuello con su antebrazo y la habría asfixiado, ocasionándole así la muerte”.-

CALIFICACION LEGAL :

La calificación legal que corresponde a la conducta desplegada por el imputado –quien según se expresó- el día 31 de agosto del año 2007, junto a su pareja Sandra Mónica Díaz, a las 00.30 horas aproximadamente, se habrían subido al vehículo marca VW Polo, color rojo, Dominio BSH -555, que se encontraba en la cochera de la vivienda que compartían, sita en Barrio Petroleros Manzana “E”, casa 10, localidad de Dorrego, Departamento de Guaymallén; Ramírez lo habría hecho del lado del conductor y Díaz del lado del acompañante. En el mencionado vehículo, y entre ese momento y las 2.00 horas, en que habría llegado al Hotel Le Privé, Ramírez habría comenzado a agredirla con arma blanca, ocasionándole heridas -entre otras- en las palmas de las manos, compatibles con actos de defensa; posteriormente la habría tomado del cuello con su antebrazo y la habría asfixiado, ocasionándole así la muerte”.-

La conducta descripta se encuentra prevista y reprimida por el art. 79 del Código Penal, para el delito de HOMICIDIO SIMPLE, figura que reprime al que matare a otro, extremos que estimo se encuentran ampliamente acreditados por las constancias de autos”.-

2.- Pedro Alejandro Ceferino RAMÍREZ TERÁN haciendo uso de su derecho constitucional y procesal manifestó por intermedio del Defensor su voluntad de prestar declaración al inicio del debate (art. 18 de la C.N., art. 26 de la Const. de Mendoza y art. 388 del C.P.P.- Ley 6.730 y modif.) oportunidad en la que aseveró que cerró el negocio, repartió películas y llevó a la empleada a la casa. Aseguró que entró el auto, que estuvo jugando con Rocío y luego comió con ella. Ante una pregunta directa del Sr. Fiscal de Cámara, respondió que Sandra no comió. Afirmó que terminaron de sacar cuentas con Sandra y se fueron al cajero que se encuentra en el Hospital Notti, que Rocío estaba viendo televisión y le dijeron que no tocara nada que ya volvían. Que se subió al auto, lo arrancó, Sandra abrió y cerró el portón; cuando llegan al cajero, que queda a unos 30 metros, se quedó en el auto esperándola mientras ella fue a hacer el retiro. Aseguró que no sabe cuanto retiró y que él no conoce la clave.-

Luego de hacer la extracción arrancó hacia Sarmiento, soltó el acelerador e iba en punto muerto cuando antes de llegar a Sarmiento le abren la puerta a Sandra y le lanzan una puñalada a la zona del estómago y la tomó del cuello y mientras otro sujeto también con un elemento que no vio pero se imagina que eran cortos, como de cocina, sólo los vio por el brillo, se lo colocó a él, se suben ambos a la parte posterior le dicen que arranque, y al llegar al acceso que doble y cuando iban subiendo se abre la puerta del acompañante y Sandra se zafa e intenta arrojarse y el sujeto con sus manos la toma del cuello y la tira para atrás y el otro sujeto que venía detrás suyo lo tomó del cuello, le pinchaba las manos y mientras escuchó como Sandra gritaba y la vio que se estaba orinando, luego en la zona de los telo le volanteó en dicha dirección y lo asfixiaba, llegando a la calle oscura. Afirmó que se desvaneció o se durmió y cuando se despertó estaba sobre el regazo de ella, acotó que estaba mojado con su orina, observó las puertas traseras abiertas, no las cerró, hizo para atrás y se dirigió a Le Privé a pedir ayuda. Comentó que ellos llamaron a la policía pero no lo ayudaron. Que se dio cuenta que tenía el celular y llamó a su amigo Roberto, dueño del restaurante donde trabaja un sobrino y también a otro amigo Marcelo SANCHEZ.-

Que Sandra DÍAZ quedó con el torso hacia atrás entre los asientos y las piernas para adelante, que con la ayuda de su sobrino Gabriel la sacaron por adelante y también le ayudó una funcionaria policial. Admitió que para poder hacerlo tuvo que aflojar el asiento y bajar una bolsa de alimento para perro que estaba detrás del conductor y que dejó en el piso.-

Por otra parte, admitió que le entregó a Roberto un celular para que llamara a María de Lanzzilotta y el tenía otro celular. También lo hizo con relación a que había en su domicilio dinero por un monto aproximado de $ 28.000,oo, aunque justificó que era dinero para cancelar una hipoteca. Dijo que había discutido con Sandra por la tarjeta del Wal-Mart que estaban vencidas. Que fueron a retirar dinero para abonar al día siguiente porque estaban vencidas.-

Ante preguntas concretas formuladas por las partes dijo que pudo ver que se orinaba Sandra DÍAZ cuando iba a la altura del Carrefour; que los sujetos que los interceptaron venían con capucha y con guantes o puños, eran jóvenes y tenían fuerte olor a alcohol y pegamento.-

Se refirió a la relación de pareja, como buena, aunque admitió discusión, como sobre el monto de gasto de las tarjetas de Wall Mart, y dijo que tenían problemas pero no para esto (refiriéndose a la imputación), explicó sobre el cambio del auto por una camioneta, como al proyecto de irse de vacaciones para desvirtuar toda posibilidad de separación. Insistió en que tenía problemas con la hermana de Sandra, Marité, a quien había echado de su casa. Refirió una discusión entre Sandra y Marité, porque Sandra, de acuerdo con él habían decidido llevar a la madre a vivir con ellos.-

Debe destacarse que ante la contradicción notoria en algunos aspectos importantes y en otros secundarios, a pedido de los representantes de la Parte Querellante se dio lectura a la declaración de fs. 234/237. Estimo importante, por sus consecuencias, resaltar el contraste entre lo afirmado durante el debate: 1°) en forma categórica de que no había cenado Sandra esa noche, mientras que a fs. 234 había dicho que cenaron juntos; 2°) lo relacionado con la extracción del cuerpo de Sandra del auto con la ayuda de su sobrino que en la audiencia aseguró que como no podían sacarlo, debió aflojar el asiento, mientras que a fs. 234 vta. ante una pregunta concreta si en algún momento tocó los asientos, aseguró que no los tocaron. No pudo aportar respuesta satisfactoria, sólo mantuvo los dichos del debate.-

3.- De la prueba receptada en la Audiencia de Debate y de la Instrumental oportunamente incorporada sin oposición de las partes, valorada según las reglas y principios de la sana crítica racional -o la libre convicción --(arts. 394 y 416 inc. 4º del C.P.Penal--Ley 6.730-7.007 y modif.) surgieron las siguientes circunstancias:

a.- De tiempo y lugar.

Los hechos investigados ocurrieron en las circunstancias tempo-espaciales que se determinan en la Elevación a Juicio el día 31 de agosto de 2.007 aproximadamente entre la 1:00 y pasadas las 2:00 horas, en el auto VW Polo, color rojo, Dominio BSH 555; sobre ellas -que, por otra parte, se desprenden de la instrumental: Acta de Procedimiento de fs. 3/4; el Croquis ilustrativo de fs.7; Informe Técnico M.S. – J.P.C. – Serie “RC” N° 972/07 de fs. 294/315- se acreditan con la testimonial del Licenciado en Criminalística Oficial Inspector José G. ESCUDERO.-

Ambas circunstancias, no fueron puestas en discusión y fueron expresamente admitidas por el enjuiciado durante su declaración y valoradas como verdaderas por su Defensor.-

b.- De modo.

Escenario principal y secundario del hecho penal investigado.

Quedó probado y no fue motivo de discusión, como anticipamos, con el Informe Técnico M.S. – J.P.C. – Serie “RC” N° 972/07 (fs. 294/315) y los Informes complementarios, de Laboratorio P.M.P.C. Serie “Q.M.L.” N° 1.001/07 (fs. 316/317), P.M.P.C. Serie “Q.M.L.” N° 1.102/07 (fs. 318), P.M.P.C. Serie “Q.M.L.” N° 1.003/07 (fs. 320), Plano de localidad y de ubicación (fs. 321), P.M.P.C. Serie “R” N° 1.913/07 (fs. 287/288) y su complementario de ilustración de similitudes (fs. 290), la Necropsia de fs. 253/254 y las declaraciones de los Licenciados en Criminalística Oficial Inspector José G. ESCUDERO y Oficial Principal Walter GAUNA, como las conclusiones y explicaciones del perito Juan Ricardo ARENAS que los indicios detectados y que son susceptibles de ser asociados con el hecho penal y procesal investigado determinan como escenario principal el auto VW Polo, color rojo, Dominio BSH 555 y como escenario secundario el lugar donde fueron encontradas dos tarjetas plásticas de Wall Mart y Master Card – Wall Mart, ambas a nombre de Sandra DÍAZ, en la intersección de calles 9 de Julio y Castro de Guaymallén.-

Muerte de Sandra DÍAZ y su nexo de causalidad.

Tanto la muerte de Sandra DÍAZ, como su nexo de causalidad por asfixia por estrangulación antebraquial, como las lesiones que presentaba en su cuerpo, no fueron puestas en discusión por las partes en sus respectivos alegatos y se tuvieron como plenamente probadas y con grado de certeza.-

Por ello estimo que quedó probado el fallecimiento de Sandra DÍAZ, con el Acta de Procedimiento de fs. 3/4, donde el Dr. FREDES del Servicio de Emergencia Coordinado es el primero en certificar el mismo, además, el Informe Técnico M.S. – J.P.C. – Serie “RC” N° 972/07 (fs. 294/315) y finalmente, el Dr. Juan Ricardo ARENAS del Cuerpo Médico Forense, quien realiza la Necropsia cuyo resultado obra a fs. 253/254 y el complejo fotográfico que obra en caja de seguridad que dan por conclusión como CAUSA DE MUERTE: asfixia por comprensión extrínseca del cuello compatible con estrangulación antebraquial.-

Cabe destacar que en el diagnóstico histopatológico de los estudios complementarios que se corresponde con la conclusión se tiene: pulmón asfíctico; congestión cardíaca pasiva –miocardio con focos de hipoxia tisular aguda; marcada congestión cerebral pasiva; infiltración hemática vital a nivel de músculo esternocleidomastoideo; y ateromatosis carotídea.-

Por otra parte y a los fines de determinar las circunstancias de modo en el examen interno se constató en el CUELLO: Extremo inferior y posterior del esternocleidomastoideo derecho con pequeño hematoma.-

Con las explicaciones brindadas por el perito ARENAS se probó que al no existir surco en el cuello de la víctima, debe descartarse el uso de algún elemento, como que al no encontrar marcas de dedo, también debe eliminarse tal posibilidad, por lo tanto, siendo la única lesión en la zona del cuello la referida en la parte extremo inferior y posterior del esternocleidomastoideo derecho con pequeño hematoma, la estrangulación por compresión extrínseca del cuello ha sido realizada con el brazo cubierto o vestido y rodeando el cuello de la víctima. Más precisamente, por la única lesión comprobada en el cuello, se acredita sin lugar a dudas que la posición del brazo sólo puede haber estado en V.-

Momento del estrangulamiento.

Las argumentaciones de los alegatos sobre el escenario principal, el cual no estuvo discusión, se circunscribió esencialmente a la presencia de terceras personas durante ese tiempo de ocurrencia y al modo en que ocurrió hecho, y en consecuencia a la autoría. Aunque no se explicitó estimo que para un mejor análisis debemos establecer o descartar la posibilidad de la ocurrencia de los hechos mientras el automóvil estaba en moviendo. Para establecer un método de análisis vamos a partir de los rastros hallados en ese escenario principal y los vamos a cotejar con la versión de los hechos de Pedro Alejandro RAMIREZ, quien estaba en el escenario principal durante todo el tiempo de los hechos de violencia física, agresión, muerte de Sandra DÍAZ y se localizaba en el asiento del conductor, lo que se acredita con los elementos de prueba (instrumentales y testimoniales) agregados y no fueron cuestionados y expresamente admitido por el imputado, sea en su denuncia (fs. 1), la declaración incorporada de fs. 234/237 y su declaración durante el debate, determinando dentro del escenario principal el momento de estrangulamiento y luego el escenario previo al mismo.-

Los rastros en el escenario principal:

1°) Sobre la ventana de la puerta que corresponde al asiento delantero del acompañante (donde estaba ubicada Sandra DÍAZ) se encontró un impreso parcial de calzado sobre la lámina que recubre (polarizado) interiormente el cristal (fs. 303, acápite 10. d), impronta que debidamente examinada y cotejada técnicamente presentó correspondencia de similitud de diseño, morfología y dimensiones con la zapatilla remitida marca Adidas, del pie derecho de Sandra DÍAZ (conf. fs. 287/290, también Informe de 293/315).-

Asimismo, efectuada la misma técnica de análisis con el calzado del enjuiciado, se concluyó que no fue gestado por el mismo. Es decir que no existe correspondencia (ver fs. 287/290).-

Desde ya que, por el lugar donde la impresión fue encontrada, que no es de posible tránsito, y por las circunstancias del hecho, sólo puede atribuirse al calzado de Sandra DÍAZ, con exclusión total de terceras personas.-

La existencia de este rastro posiciona el cuerpo de Sandra DÍAZ en un momento durante el hecho con su pie derecho contra la puerta, ejerciendo presión próximo a un ángulo perpendicular respecto del plano de la puerta (fs. 313, acápite 4. i), esto sólo descarta la posibilidad del relato de la ocurrencia de los hechos formulados por RAMIREZ.-

2°) Sobre el tapizado de tela del panel de la puerta y junto al posa brazo de la misma puerta delantera derecho (acompañante) se observó depósitos de tierra concentrado en una zona reducida, compatible con impresos de calzado (fs. 304, acápite 10. g). Esto reafirma la conclusión anterior.-

3°) Sobre el tapizado del techo y focalizado en la zona media del sector del asiento del conductor y limitando con la zona del asiento trasero del mismo, se encontraron pequeñas salpicas hemáticas (conf. informe de fs. 316/317) con aspecto de incidencia dinámica desde atrás hacia delante y desde la derecha a la izquierda del vehículo (fs. 302, acápite 8.b). Más precisamente ese tejido hemático, por su aspecto corresponde a goteo dinámico generado por proyecciones desde atrás y hacia delante, desde la derecha hacia la izquierda, razón por la cual en el informe se interpreta que la fuente de proyección ejecutó movimiento en idéntico sentido (fs. 313, en el título d interpretación criminalística, acápite 4. h). Conclusión que se corresponde con las leyes de la física (movimiento, fuerza, energía y gravedad).-

Debemos aclarar que, si bien no pudo determinarse el grupo sanguíneo, no quedan dudas que se trata de sálpicas hemáticas (conf. informe de fs. 316/317), pero ello no es óbice para determinar su origen o fuente de proyección.-

Resulta obvio que dichas sálpicas se corresponden al sangrado de una parte del cuerpo en movimiento, y que por el lugar de depósito (techo), dicho movimiento debe serlo con una importante intensidad (fuerza) porque debió resistir la ley de gravedad. Dicho movimiento descripto del goteo dinámico (que la técnica permite indicar la dirección por la forma y tamaño de las salpicas encontradas) desde atrás hacia delante y desde derecha hacia la izquierda nos indica la dirección del movimiento de la fuente de proyección (mano).-

Entonces, descartamos la posibilidad que dicha fuente de proyección sean debido a terceras personas. No sólo porque el enjuiciado, no indicó que Sandra lesionara a su agresor y aseguró que él no resistió, por lo que no pudo lesionar a su agresor, sino porque no existen restos de tejido hemático en la parte trasera que pudiera hacer sospechar la presencia de terceras personas heridas, y porque las hipótesis de probables movimientos de personas sentadas en la parte posterior en las circunstancias particulares del hecho, supuestamente agrediendo a las que se encontraban sentadas en los asientos delanteros, no pudieron nunca producirla, menos aún con la dinámica hallada. Es inverosímil pensar movimientos de ataque, desde los asientos traseros con dicho movimiento, según las leyes de la física. Con mayor razón para la versión de los hechos brindada por el enjuiciado, dado el lugar, forma y dirección.-

Es decir, para expresarlo de otro modo y quede suficientemente claro, sólo cuando la fuerza se ejerce hacia arriba o con un ángulo de incidencia oblicua hacia arriba y con importante intensidad, entonces la energía (cinética) de las sálpicas pueden vencer la ley de gravedad, por ello es imposible que en un habitáculo reducido como un auto y estando sentado, se pueda ejercer una fuerza de ataque, hacia delante y dirección hacia arriba y que pueda describir su resultado la dinámica encontrada.-

También lo hallado es incompatible con la hipótesis de un movimiento de ataque desde el asiento del conductor y hacia delante con dirección al acompañante.-

Ergo, estimo que la fuente de proyección fue en un movimiento de brazo hacia atrás.-

Pedro Alejandro RAMIREZ negó haber resistido el supuesto ataque. Tampoco invocó un movimiento de estas características. Además, de haber manado sangre de sus manos cuando conducía o de serlo en cantidad suficiente para encontrar restos de la misma en el volante o en el torpedo en su sector, entonces podría hipotisarse la posibilidad de atribuírsele una acción de este tipo. Por otra parte, de suponerse un movimiento defensivo hacia atrás desde el asiento del conductor, por la dirección del movimiento que describe el rastro, no puede serlo con la mano izquierda, sólo podría haberlo efectuado con un desplazamiento del brazo derecho, lo que resulta imposible primero porque la única lesión certificada en la mano derecha es heridas cortantes que comprometen la capas más superficiales de la dermis, en . cara palmar externa – región media en N° de 2: 1 de 1 cm y otra semicircular de 0,4 cm de mano derecha (ver fs. 252) y en segundo lugar porque las sálpicas necesariamente serían de derecha a izquierda y de adelante hacia atrás. Es decir, jamás podrían ser de atrás hacia delante como se hallan los rastros encontrados y cotejados. Ello porque la posición del supuesto agresor era atrás.-

Por tanto, nos queda como única posibilidad que haya sido producido por una fuente de proyección de un movimiento hacia atrás de defensa efectuado necesariamente con brazo derecho por parte de Sandra DÍAZ, pero por la dirección del rastro hallada, es imprescindible que el cuerpo de Sandra DÍAZ al instante de la maniobra se haya ubicado en un ángulo perpendicular al plano de la puerta y de decúbito dorsal o próximo a estarlo, con la cabeza orientada hacia la puerta del conductor, posición absolutamente compatible con la impresión del calzado que llevaba la víctima, sobre el laminado de polarizado interior del cristal de la ventana colocada (Infra 1°) (confrontar la última foto de fs. 303) y de los depósitos de tierra en la zona del tapizado de tela del panel de la puerta junto al posa brazo de la misma puerta delantera derecha y compatible con impresos de calzado (Infra 2°), entonces realizando un movimiento fuerte y desesperado del brazo derecho, hacia atrás de su cuerpo en forma hacia arriba y hacia atrás con fines de defenderse de quien estaba ejerciendo comprensión extrínseca del cuello con el brazo y ocasionándole asfixia. Ese movimiento, que sólo puede provenir del brazo derecho de Sandra DÍAZ (porque es la única que tenía su mano derecha y muñeca derecha con heridas sangrantes y simultáneamente la única que pudo tener en esa posición el cuerpo) por las circunstancias del hecho también resulta el único movimiento compatible y posible con un goteo dinámico generado por proyecciones desde atrás y hacia delante, desde la derecha hacia la izquierda (hallado sobre el techo del rorado), que nos da cuenta el informe técnico de criminalística sobre los rastros hallados en la escena principal (conf. fs. 314, acápite 4. h).-

A mayor abundamiento, este movimiento defensivo, en esa posición es también compatible con los restos de tejido hemático del grupo “B”, hallados en el sector externo del buzo de tela polar que llevaba colocado Pedro RAMIREZ, en especial en el costado derecho superior, en la parte posterior del hombro derecho y en el puño de la manga izquierda (conf fs. 315, acápite 6. a. i. ii. iii; también Informe técnico a fs. 318).-

En esta interpretación, no debe omitirse que la única lesión encontrada a la víctima en el cuello, fue resultado del examen interno y presentó en el extremo inferior y posterior del esternocleidomastoideo derecho con pequeño hematoma. Circunstancia que abona la conclusión, porque no sólo acredita el movimiento sino también los puntos de contactos entre la mano derecha sangrante de Sandra DÍAZ con el buzo de RAMIREZ en el costado derecho superior, la parte posterior del hombro derecho y el puño de la manga izquierda.-

La presencia de pelos compatibles con las muestras recolectadas de la víctima, hallados en la parte delantera del buzo de Pedro RAMIREZ son otro indicio que refuerzan la interpretación hasta aquí enrostrada, con cual se puede asegurar que la cabeza de Sandra DÍAZ, tomó contacto con esa región, reafirmando los restantes indicios.-

4°) Compatible con la interpretación que venimos efectuando de los rastros e indicios, se encuentra la muestra de pelo rescatado de la parte interna del techo a la altura del respaldo del acompañante, que se corresponde al material de pericia n° 12, el cual presentó las características de la muestra comparativa indubitable del enjuiciado (ver informe técnico de fs. 316/317), lo que resulta compatible con la acción defensiva de la mano derecha, combinada con la presión con el pie derecho en forma perpendicular parcialmente sobre el cristal de la puerta del acompañante de Sandra DÍAZ al momento de la compresión extrínseca del cuello, también defensiva. Para ello debe tenerse en cuenta, además, que la víctima medía 1,78 mts., tenía 40 años de edad y era profesora de educación física. Único momento de fuerzas encontradas compatible con el contacto de la cabeza de Pedro RAMIREZ con el techo del auto.-

5°) El hallazgo de un aro dorado, sobre el piso y bajo el asiento del conductor en la zona media anterior (conf. fs. 298, acápite 2. a. iii), de aspecto similar al que portaba el cadáver de Sandra DÍAZ en su oreja derecha (conf. fs. 300, acápite 6. j) cuya similitud y por tener el faltante de la joya en la oreja izquierda de la víctima, permitió atribuir sin lugar a dudas la pertenencia, como también determinar el movimiento de la alhaja que con respecto al vehiculo resultó de derecha a izquierda (conf. fs. 313, acápite e), es decir, que nos permite asegurar que la acción o fuerza ejercida ha sido del asiento del acompañante hacia el asiento del conductor (conf. fs. 313, acápite e), lo que resulta incompatible con la versión de los hechos de RAMIREZ de una acción sobre el cuerpo de Sandra DÍAZ desde el asiento trasero, ejerciendo fuerza de adelante hacia atrás.-

6°) De la inspección del auto Polo y con relación a la disposición de los asientos delanteros dio por resultado que, la posición de la butaca del acompañante se encontraba medianamente reclinado y totalmente retrasado, mientras que el del conductor también estaba medianamente reclinado y algo retrasado (ver fs. 314, acápite 4. j; para el asiento del conductor ver además fs. 298, acápite 2. a. iii., e imagen de la corredera inferior).-

Si bien Pedro Alejandro RAMIREZ aseguró durante el debate que para poder sacar el cuerpo de Sandra DÍAZ del Polo, debieron aflojar el asiento, debido a la contradicción manifiesta con lo declarado a fs. 234/237 durante la Investigación Fiscal, a pedido de la parte querellante, se procedió a darle lectura a la parte pertinente, quien ante la pregunta directa había afirmado que no los tocaron. La última versión de RAMIREZ no resiste el cotejo con la declaración de su sobrino Lucas Gabriel CEJAS durante el debate, quien fue el colaborador para extraer el cuerpo del rodado y ante la interrogación concreta de si los habían tenido que mover, afirmó que no. Con lo cual se acredita que no fueron movidos.-

Además, quedó plenamente probado que en el asiento trasero izquierdo, es decir, atrás del conductor había una bolsa de alimentos para perros de 15 Kg., que si bien el imputado en su declaración durante el debate se atribuyó la compra, la misma según la declaración de Silvia QUISPE (incluso de la incorporada) quedó acreditado que quien efectuó la compra la tarde del 30 de agosto de 2.007 fue Sandra DÍAZ (conf. fs. 130, además fs. 82).-

La existencia de la bolsa quedó acreditada además con las declaraciones entre otros de Lucas Gabriel CEJAS, como entre otros funcionarios intervinientes por la del Of. Inspector José Gustavo ESCUDERO, la que fue bajada y ubicaron al lado de la puerta trasera izquierda del Polo, es decir del lado del conductor.-

Sin perjuicio que los rastros convierten en increíble la versión de RAMIREZ, la posición de los asientos delanteros, retrasados y medianamente reclinados y la existencia de la bolsa de 15 kg de alimento para perro sobre el asiento trasero izquierdo, refuerzan la imposibilidad de la presencia de terceras personas en el auto y que hubieran podido desplegar el accionar atribuido por RAMIREZ.-

Escenario previo

Los rastros, que por su cantidad y diversidad de localización dentro del habitáculo del auto, como las lesiones sufridas por la víctima, acreditan sin hesitación que previo a la estrangulación hubo un escenario de violencia, durante el cual se utilizó un elemento punzo-cortante y existieron acciones concretas de defensa activa por parte de la víctima que en su conjunto resultan incompatibles con la versión de enjuiciado sobre la intervención de terceras personas.-

Efectivamente, la víctima presentó en la parte superior de su cuerpo: 1) herida contuso cortante en el extremo externo derecho del labio superior de 1,5 cm de largo, impronta contusita de los dientes sobre labio superior, esta lesión es compatible con un golpe de puño y con un accionar de izquierda a derecha, es decir, desde el asiento del conductor al asiento del acompañante (ARENAS); 2) herida punzocortante semicircular en región del tórax, de tipo superficial, única lesión superior de Sandra DÍAZ que puede tener origen además de su izquierda, del conductor, desde atrás; 3) las heridas cortantes en muñeca derecha, pulpejos de los dedos en mano derecha y en dedos de la mano izquierda, por la circunstancias fueron efectuadas por un elemento filoso y en un mismo contexto de agresión y de defensa activa, compatible con una agresión desde la izquierda de la víctima (ARENAS) (conf. necropsia de fs. 253/254).-

Que los rastros relacionados con fricciones, abrasiones, fracturas y cortes en la estructura interior del vehículo se distribuye en distintos lugares de la cabina (consola central con predominancia en sector derecho, bajo el sector del torpedo, puerta y molduras del parante en la puerta delantera derecha, molduras en los parantes de la puerta trasera derecha, molduras de los parantes y cristal de la puerta trasera izquierda) excepto en el sector circunscripto a la ubicación del conductor (conf. fs. 312). Además, las muestras de tejido hemático, que se pudo determinar perteneciente al grupo “B”, de la víctima, fueron colectadas del interior del vehículo se distribuyen en distintos lugares de la cabina –asiento del acompañante, cristal d la puerta delantera derecha, asiento trasero derecho, techo, sector de puerta trasera izquierda y sector derecho del torpedo-, excepto la zona delantera izquierda del vehículo- (conf. fs. 312).-

Los pelos colectados en la cabina del rodado, dispuestos en el asiento del conductor, asiento acompañante, asiento trasero (parte central, consola central, piso sector del conductor, pertenecientes a Sandra DÍAZ. Circunstancia que no sólo ubica la cabeza de la víctima en distintas posiciones de la zona delantera de la cabina, sino en la zona media entre los asientos y en la región del conductor (ver fs. 313), lo que también desacredita la versión del imputado.-

Párrafo aparte merece el hecho de encontrar sólo en la parte interna del techo a la altura del respaldo del conductor pelo de pertenencia a Pedro RAMIREZ. Lo que por su ubicación, no es de fácil depósito, ya que debe vencer la ley de la gravedad, lo que indica la compatibilidad de una acción de apoyo o presión de la cabeza de RAMIREZ sobre el techo, lo que también desacredita su versión de los hechos. Ya que si existieron terceras personas y una de ellas le comprimió con el brazo el cuello asfixiándolo y no resistió el accionar es imposible que haya quedado su pelo depositado en el techo.-

Con lo que quedó acreditado que previo a estrangular a Sandra DÍAZ, existió agresión con golpe de puño y con un elemento punzo cortante, acción de ataque que regeneró defensa y resistencia que dejó múltiples rastros en el habitáculo que hacen imposible la versión de Pedro RAMIREZ, además que acreditan el lugar de origen de la agresión: desde el asiento del conductor, que ocupaba Pedro RAMIREZ.-

El rastro de su pelo en el techo es compatible con la atribución de un accionar de estrangulación mientras estaba girado en el asiento del conductor y de espalda a la puerta, ejerciendo la fuerza sobre el cuello de Sandra DÍAZ, que medía 1,78 mts. y ubicada en forma perpendicular a las puertas y decúbito dorsal, quien ejercía presión por lo menos con el pie derecho apoyado parcialmente sobre el cristal de la ventana de la puerta del acompañante (dejando impreso el calzado) mientras que efectuaba un movimiento brusco y desespero con el brazo derecho hacia atrás (dejando un goteo dinámico de tejido hemático en el techo con proyección de atrás hacia delante y de derecha a izquierda) para tratar de destrabar el brazo izquierdo con el que RAMIREZ efectuaba la comprensión que la asfixiaba y probablemente con las dos manos (dejando en la acción Sandra DÍAZ tejido hemático en el buzo de Pedro RAMIREZ, en un punto de proximidad entre el puño de la manga izquierda, el costado derecho superior y en la parte posterior del hombro derecho), lo que también es coincidente con los pelos compatibles de la víctima rescatado del buzo (conf. fs. 318).-

Relación de pareja de Sandra DÍAZ y Pedro RAMIREZ.

En cuanto al estado de la relación de pareja que conforma el enjuiciado con Sandra DÍAZ estimo que la existencia de testigos que afirman apreciaciones distintas, no puede llevarnos a pensar en la mendacidad desde el inicio sino que como lo indican las reglas de la experiencia, 1) la no convivencia impide conocer todas las circunstancias de una pareja para poder emitir una opinión certera, porque la percepción es necesarimente fragmentada; 2) es corriente que las personas guarden compostura frente a la presencia de terceros, aún familiares y amigos, en especial este comportamiento se observa frecuentemente en personas que por razones etáreas y con experiencias anteriores, han internalizado que los otros no tienen que soportar, sufrir o incomodarse por situaciones de parejas ajenas; 3) asimismo, las personas reservadas sobre sus vidas privadas (como quedó acreditado que era Sandra, entre otras, con la testimonial de: Claudia VERON, que la conocía desde muy chica, era amiga y compañera de trabajo; como con la declaración de Francisco Roberto LOPEZ BARBERO, Director del Colegio donde trabajaba Sandra, quien la describió en una frase: reservada con las cosas que le dolían y expresiva con sus alegrías), mantengan en reserva sus vivencias de pareja y sean discretas sobre ellas, como de las disputas.-

En conclusión, descartado desde el inicio el problema de la mendacidad en la comunicación de lo percibido al Tribunal, la mayor dificultad, cuando no resultan notorios los inconvenientes de pareja o permanecen en el transcurso del tiempo, es el de su percepción.-

Es también producto de las reglas de la experiencia saber que los inconvenientes que existen entre dos personas que conforman una pareja y que llevan a una de ellas a decidir concluir con esta, se comenten, o se pida opinión de ello o como llevarlo a cabo o les sean comunicadas, antes que al interesado o sus amigos o sus parientes o personas que le son afines, a las personas que a ella le son más próximas, sus amigos, sus familiares o quienes le son afines.-

Por todo esto, no es de extrañar que María del Carmen DÍAZ (Marité), hermana de la víctima relató que Sandra no quería saber nada más con Alejandro, que cuando estuvo con ella esa semana le dijo que la situación era muy mala, que incluso hablaron sobre el problema de las deudas en común con RAMIREZ y como lo arreglaría, que no se quedaría con la deudas. O que Bernardo LANZILOTTA, esposo de Marité (cuñado de Sandra), dijo que cuando habló con Sandra el día lunes de esa semana, le había dicho que esa semana tenía que tomar la decisión de que se fuera, que sabía que le tenía que dar tiempo para que encontrara un lugar donde vivir. O que Amanda PAGANO, cuñada de Sandra, quien también estuvo un par de días antes con Sandra y dijo que ésta había tomado la decisión de separarse. O que Liliana BUTACAULIA, vecina de la pareja relató que esa semana le llamó la atención escuchar ruidos y observó que Sandra golpeaba el portón de ingreso a su casa fuerte e insistentemente y que escucho que decía dejame pasar, dejate de j…, abrime hijo de …., agregó que la vio llorando. O que Elizabeth RAMON, vecina y amiga, aseguró que esa semana sabe que estaban distanciados, no se hablablan, e incluso comentó que el día miércoles que tenía terapia con la psiquiatra la podía ayudar, y al día siguiente le pidió que cuidara a David; comentó que la vio angustiada y afligida. O finalmente, Silvia Consuelo QUISPE, empleada de la casa, que trabajaba aproximadamente entre las 18:00 y las 24:00, quien no recordaba pero ante la lectura ratificó inmediatamente su declaración de fs. 129/131, que ese día jueves a la noche estaban ambos muy serios y no se hablablan.-

Frente a esta versión y decisión de terminar con la pareja tenemos la de Lucas Gabriel CEJAS sobrino de RAMIREZ, que dijo que la relación de pareja era buena; o la de Roberto DALLAPE, amigo, que manifestó que nunca vio nada malo; o la de Celeste CEJAS sobrina de RAMIREZ, que como en todas las parejas, habían peleas, pero estaban bien, aclarando que la situación económica de ambos era buena, dando a entender que no había inconvenientes de ese tipo.-

Párrafo aparte merece la declaración de Marcelo SANCHEZ, quien dijo que conocía a ambos desde hacía tiempo, que primero la conoció a Sandra porque fue su alumno y luego a RAMIREZ, en la Iglesia. Quien ratificó que la relación era normal, tenían peleas, que le habían confirmado hacía tiempo que se querían separar. Pero como a veces peleaban y se querían separar y después se normalizaba la relación, minimizó la situación. Es el único testigo conocido de ambos antes de la relación de pareja y reconoció peleas entre Sandra y RAMIREZ desde hacía tiempo.-

El caso de Gustavo Daniel MARTINEZ, quien dijo ser cliente del Video de dos o tres veces por semana y tener una buena relación, aseguró que lo atendía Sandra y que ese día jueves salió Sandra y le ofreció mate a RAMIREZ, que no vio nada raro, que estaba Rocío también; pero ante el interrogatorio del Sr. Fiscal de Cámara sobre la vestimenta de Sandra o de RAMIREZ o de Rocío, no pudo decir ni una palabra al respecto, ni colores, ni tipo de prendas, ni nada, resultó, sino mendaz, por lo menos increíble o desajustada a la realidad del tiempo supuestamente ocurrido.-

Si bien estimo, que valorando y cotejando los elementos de prueba descriptos, está suficientemente acreditado la mala relación de pareja entre Sandra DÍAZ y Pedro Alejandro RAMIREZ al tiempo del hecho y que Sandra DÍAZ tenía intenciones de darle finiquito, la declaración de la Dra. María de los Angeles LLAVER, psiquiatra, con quien Sandra DÍAZ había iniciado terapia, resulta fundamental y concluyente, y como complemento las notas de registro de las entrevistas, aclaró que los entrecomillados son párrafos textuales los otros son síntesis o apreciaciones y antes de finalizar la declaración se le solicitó que diera lectura a dichos registros. La importancia de la testimonial está dada no sólo por ser una profesional de la salud, con especialidad en psiquiatría, sino que en el caso está en la proximidad de la última entrevista (un poco más de un día antes), como por introducción de su declaración en la investigación el mismo día del hecho a pocas horas, el 31 de agosto de 2.007 a las 12:10 hs., y finalmente, tenía apuntes de sus entrevistas que fueron acompañados.-

1) Comenzó explicando la Dra. LLAVER que Sandra DÍAZ comienza la terapia porque estaba preocupara por su hija Rocío que comienza el día 6 de junio de 2007 y con relación a su pareja recién se refirió en la última entrevista. Con lo que se reafirma el carácter reservado de Sandra DÍAZ.-

2) La segunda entrevista es del 8 de agosto, la que nos da cuenta las notas de la Dra. LLAVER y se comprueba el inconveniente sobre el destino de la madre a un geriátrico que decidió su hermana Marité, con quien tiene problemas para hablar. De los apuntes de la Dra. LLAVER reservados en secretaría se puede leer <<“Me cuesta hablar con mi hna. Mari, ella ordena a todos, atropellada’, yo me quedo callada para no discutir…y ahora no funciona….Mi mamá va a ir a mi casa, yo sé que la puedo sacar adelante, la hice pararse y caminar…”>>. No sólo nos evidencia el motivo de la discusión con su hermana Marité, sino que reafirma su personalidad: prefiere callarse para no discutir.-

3) La tercer terapia fue el día 17 de agosto, expresando su estado Cansada. Luego de expresarse sobre su madre en la casa, que ella la deja desayunada y su marido la cuida durante la mañana, nos da noticia sobre <. “No quiero pelear con mi hermana, tampoco con mi marido”>>. Vuelve a marcarse aquí su personalidad, no le gusta pelear, y no quiere hacerlo, ni con su hermana, ni con RAMIREZ. También nos da cuenta del conflicto que representó decidir quien sería la empleada, que en los hechos la impuso RAMIREZ, cuando logró que fuera Silvia QUISPE, empleada en la casa de la madre de él y que recién después de las 18:00 o 19:00 hs. concurría a trabajar.-

4) Finalmente, la cuarta y última sesión que tuvo lugar el día miércoles 29 de agosto, durante la declaración la Dra. LLAVER dijo que Sandra DÍAZ, espontánea, en forma directa y por primera vez habló de su relación de pareja y que la misma estaba mal, que quería que se fuera de la casa. Que se iba a decir cuando Rocío no estuviera en la casa. Interrogada respondió que Sandra no habló de agresión física, sí verbal. Como de una discusión fuerte que habían tenido. Que en esta última entrevista le sorprendió, como que había llegado al límite. Aclaró que era una situación que se venía gestando. Interrogada por si en su apreciación Sandra DÍAZ estaba decidida a la separación, su lacónica respuesta fue contundente: SI. Ante posteriores repreguntas aseguró que: no la vio con dudas y que desde su punto de vista estaba firme en su decisión. Según su apreciación lo decidido, no era impulsivo sino que lo había pensado. Al final de su declaración y antes de dar lectura a los apuntes calificó a la situación como que sufría de violencia psicológica.-

Del registro se evidencia la entrevista <<“Mal, peleas con Alejandro, quiero que nos separemos. Hace días no nos hablamos, ni me aceptó comida…”>> <me puso tan mal verla a Rocío…”>> <<”Se va y no dice a dónde … no vuelve …”>> <>. -

Entonces, podemos apreciar: El estado de angustia de Sandra. Las peleas que tenía con Alejandro, quien además se iba sin decir a donde y que no volvía. Que lo ocurrido para el día del padre con Rocío la puso muy mal, explicó la Dra. LLAVER que precisamente comenzó la terapia porque Rocío no quería ir con el padre biológico y ahora la figura de quien lo reemplazaba (RAMIREZ) la desilusiona a Rocío. Con respecto a la relación de pareja, que no lo soporta más la situación; que tenía tomada la decisión de que se fuera de la casa RAMIREZ, con lo cual se descarta la posibilidad de que Sandra DÍAZ tuviera duda respecto a qué hacer frente a esta situación de conflictividad de pareja, o que pensara en recuperar la relación o proponer terapia para tomar una decisión; asimismo que estaba dispuesta a decírselo a RAMIREZ; y que estaba preparando el momento para el próximo fin de semana cuando Claudio MUJICA, padre biológico de Rocío se la llevara ese fin de semana a San Juan. Esto último es conteste con las declaraciones de María DÍAZ, Bernardo LANZILOTTA y Claudio MUJICA, quienes aseguraron que ese fin de semana Sandra aprovecharía que MUJICA se llevaba a Rocío y que le diría RAMIREZ que se fuera de la casa.-

En conclusión, estimo que quedó suficientemente acreditado con grado de certeza que la relación de pareja se venía deteriorando y diversos hechos desencadenaron una situación que le resultó insostenible a Sandra DÍAZ quien la llevó a decidir firmemente que Pedro Alejandro RAMIREZ se retirara del hogar, ya que era de su propiedad la casa, que estaba dispuesta a comunicárselo, es decir a enfrentar la situación, que incluso había pensado la oportunidad de hacerlo.-

Con relación a las cuentas en común a pagar.

El conjunto de boletas, resúmenes de cuentas y/o facturas a pagar, de la que todos hablan, que se encuentran agregadas a fs. 105/125, y que detrás de fs. 105 que corresponde a la factura de Telefónica existe una cuenta manuscrita con un total, que está divido en dos, que todos los que se refieren a ellas las reconocen, no las cuestionan, ni los montos, ni las causas, pero mientras que el enjuiciado RAMIREZ las presenta como parte de la buena relación de pareja, que se hacen cargo en forma conjunta, de común acuerdo, como que habían discutido porque habían tarjetas vencidas y que resulta en definitiva la causal, según sus dichos, motivante para ir al cajero unos minutos antes de las 1:00 hs. de la madrugada de aquel 31 de agosto de 2.007. Por otra parte, María del Carmen DÍAZ (Marité) se refiere a ello mencionando que ya estaba confeccionada por Sandra DÍAZ y era parte de los cargos comunes de la pareja de lo que debía asumir RAMIREZ su responsabilidad, que no venía haciendo y que cuando le comunicara su decisión de que se retirara de la casa debían arreglar las cuentas.-

Estimo que la mejor manera de poder desentrañar cuál interpretación responde a los hechos ocurridos y por tanto que versión es creíble, debemos hacer hablar la prueba objetivamente. Para ello, primero vamos a confeccionar un cuadro comparativo en cuatro columnas, en la primera colocaremos textualmente la cuenta manuscrita, en la segunda rubro efectivamente a que corresponde y fojas que se encuentra el respectivo comprobante , en la tercera, el monto total y no redondeado, finalmente en la cuarta la fecha de vencimiento de cada una; el segundo paso será de valoración; finalmente, expresaremos las conclusiones.-

179 TELEF

Telefónica (fs. 105)

$179,52

05-09-07

278 NEVADA

Nevada (fs. 107)

$278,03

08-08-07 (1° venc.)

10-08-07 (2° venc.)

14-08-07 (3° venc.)

851 WALT.

MasterCard de Wal-Mart (fs. 109)

$851,92

06-08-07

16 MUNIC.

Municipalidad Guaymallén (fs. 110)

$16,14

15-08-07

30 AGUA

OSM (fs. 111)

$29,86

06-08-07

70 GAS

ECOGAS (fs. 112)

$69,75

03-08-07

25 RENTAS

Automotor (fs. 114)

(plan de pago GOL – AMV865)

$22,66

20-09-07

37 RENTAS

Inmobiliario (plan de pago) (fs. 116)

$37,62

20-08-07

23 PATENTE AUTO

Automotor (fs. 122)

(plan de pago Renault 4 –RAG116)

$25,60

20-09-07

TOTAL 1509

% 2 754,50

La primera observación es que ninguna vencía el día 31 de agosto de ese 2007, y salvo dos que tenían fecha de vencimiento posterior a ese día (Telefónica el 05-09-07 y una de las de impuesto automotor el 20-09-07) todas las demás estaban vencidas. Incluso la tarjeta Nevada, el Nevaplan había superado incluso el tercer vencimiento.-

Debemos advertir que el monto de $278,03 de la Tarjeta Nevada corresponde al monto total de un NevaPlan, cuyo primer vencimiento era el 8-8-07. Además, se utiliza esta modalidad de compra para pagar en cuotas, no los totales y ya vencidos. Con relación a la tarjeta MasterCard de Wal-Mart, se puede comprobar que el monto consignado de $ 851, se corresponde también al monto total y que el pago mínimo era de $ 260,oo y el día 6-8-07. Entonces, si la discusión como aseguró RAMIREZ fue porque estaban vencidas las tarjetas, podemos comprobar que no sólo las tarjetas estaban vencidas, pero si tenemos en cuenta que dijo que la relación de pareja era buena y afrontaban los gastos por partes iguales y la comunicación entre ellos era optima (aún con altibajos), como que la situación económica de ambos era holgada, incluso si tenemos en cuenta el dinero encontrado en la casa, como lo que tenía en el banco Sandra DÍAZ, que por los montos les permitía a cualquiera de ellos abonar tales montos sin mayores sobresaltos, porque recién ese día iban a hacer las cuentas y salir a buscar dinero a un cajero minutos antes de la 01:00 de la madrugada.-

La evidencia de la situación, no resiste explicaciones: si como afirmó RAMIREZ la relación de pareja era buena, ¿porqué recién en la madrugada del día 31 de agosto hicieron la cuenta, cuando el vencimiento de la tarjeta WalMart era del 8 de agosto?, ¿porqué discutieron en razón de que estaba vencida? con mayor razón si comprobamos que dicho monto no se debía a una nueva compra, sino a un arrastre, que incluso en el anterior vencimiento habían abonado el pago mínimo de $124,oo. Además, la ya referida compra mediante un NevaPlan, que cuando ya ha pasado 15 días de su tercer vencimiento, se proyecta el pago total. Por otra parte es de tenerse en cuenta que no tenían apremios económicos que les impidieran pagar, atento a ambos tenían reservas de dinero suficiente como para pagar sin inconvenientes. En cuanto a la posibilidad de abandono personal de Sandra DÍAZ, ninguno de los testigos aportó algún elemento que pudiera hacer sospechar ello, por el contrario, quienes se refirieron a este aspecto manifestaron que era muy dedicada, ordenada, responsable. En principio no resulta aceptable desde las reglas de la experiencia lo dicho por RAMIREZ.-

Pero cuando cotejamos, analizamos y valoramos el relato con los restantes elementos de prueba y lo que tenemos por acreditado: que la relación de pareja era mala: que no se hablablan; que peleaban; que hubo discusión por la empleada a contratar para ayudar a Sandra cuando llevó a vivir a su casa a la madre, generada por la intervención de su hermana Marité y el oposicionismo de RAMIREZ, quien terminó imponiendo su criterio y echando a Marité; que para el día del padre defraudó a Rocío, lo que le molestó a Sandra; que había decidido terminar la relación y le iba a pedir ese fin de semana que se fuera; en conclusión, no resulta creíble la versión de Pedro RAMIREZ, por el contrario la liquidación en cuestión, en la forma realizada (por los totales), la existencia entre ellos de boletas, facturas y resúmenes vencidos, que además de reflejar la realidad inmediata anterior de la pareja, acreditan sin hesitación que la decisión que ya había tomado Sandra DÍAZ de terminar la relación con RAMIREZ, de comunicársela y de no quedarse ella con el cargo del total de las deudas comunes lo estaba llevando precisamente a cabo.-

Compra de un rodado.

Con la declaración de Gabriel SESAMO, con la que se pretendió incorporar la idea de futuridad de proyectos comunes de la pareja y con ello la buena relación. Al deponer dijo, que 20 días o 1 mes antes del hecho, había llevado una camioneta que tenía a la venta, por intermedio de un amigo en común, al domicilio de la pareja para comprobar si entraba en el garaje. Interrogado por el Sr. Fiscal de Cámara sobre el valor de la camioneta, no supo que responder.-

Aún cuando por vía de hipótesis la veracidad de lo declarado, ello sólo no acredita un proyecto serio, constante y actual de comprar una camioneta al día de los hecho.-

Personalidad del enjuiciado.

Previo a valorar los informes del examen psíquico y no coincidentes parcialmente, presentado por el Dr. Alfredo CROCCO, del Cuerpo Médico Forense a fs. 455/456 y por separado la Dr. María Patricia GORRA, como perito de parte y agregado a fs. 467/469, estimo importante exponer circunstancias acreditadas que nos permitirán dilucidar la corrección o no de los mismos.-

Desde el comienzo de la audiencia de debate se pudo vivenciar la exigencia intespectiva de explicaciones por parte de Pedro Alejandro RAMIREZ al Tribunal, en forma tajante y directa, aunque respetuosa, del porque se requisaba a sus familiares y amigos, explicándose que por regla del Tribunal siempre para este tipo de casos se realizaba la misma con los interesados tanto del enjuiciado, como de la víctima.-

También y como muy bien explicitó en sus alegatos el Sr. Fiscal de Cámara, existieron dos episodios posteriores durante el debate en los cuales tuvimos todos ocasión de comprobar inestabilidad emocional o mejor dicho el poco control de los impulsos y agresividad de Pedro Alejandro RAMIREZ, el primero cuando interrumpiendo el desarrollo del debate gritando y recriminándoles a personas afines a la víctima, que se ubicaban sentadas atrás suyo, por lo que, el Tribunal debió corregir su conducta y reiterarle el comportamiento que debe guardar durante la audiencia; el segundo suceso aconteció en oportunidad de declarar Claudio Rubén MUJICA ex esposo de Sandra DÍAZ, cuando casi al finalizar y después de dejar una constancia en acta a pedido de la parte querellante se levantó Pedro Alejandro RAMIREZ y gritando e insultando al testigo interrumpió el debate, y no pudiendo hacerlo callar el Presidente, ni impedir sus agravios verbales, ordeno su retiro de la Sala. Habiéndosele encomendado al Sr. Defensor que hablara con su cliente y le explicite nuevamente el comportamiento que debe guardar durante la audiencia, después de materializado, se ordenó el regreso del enjuiciado. Inmediatamente se retira el testigo Claudio MUJICA y cuando se está en los momento preliminares del siguiente testigo, se escuchan gritos provenientes de los pasillos del Tribunal que impiden continuar, por lo que se suspendió momentáneamente el debate y se le encomienda a la señora Relatora que comprobara lo que ocurría, en definitiva, Oscar Segundo CEJAS (hermano o medio hermano del imputado) había agredido verbal y físicamente a Claudio Rubén MUJICA. Atento a la envergadura de los hechos por Presidencia se adoptaron las medidas necesarias y se ordenó dejar la respectiva constancia en el acta (conf. fs. 676 y vta.).-

Por otra parte, el resultado del examen físico del imputado efectuado por el Cuerpo Médico Forense con fecha 31 de agosto de 2007, dio resultado positivo (+) a la presencia de marihuana = 4 mg/ml (conf. fs. 252), circunstancia expresamente admitida por el Pedro RAMIREZ.-

La declaración de la Dra. María de los Ángeles LLAVER en cuanto nos interesa ahora puso luz sobre el reclamo de Pedro RAMIREZ a Sandra DÍAZ para que se sometiera a su voluntad. Finalmente que la víctima sufría de violencia psicológica.-

Cotejadas estas circunstancias pudimos comprobar que el imputado era consumidor de marihuana, que el día de los hechos había consumido, que pierde el control de los impulsos, es agresivo, tiene desbordes de conducta cuando hay oposición a sus intereses, su hermano (Oscar Segundo CEJAS) también es impulsivo y agresivo (entorno familiar) y tenía pretensión de someter a su pareja a su voluntad, sobre la cuál ejercía violencia psicológica. Cotejados ellos con los informes periciales, tenemos que el producido por el Dr. Alfredo CROCCO, no tiene discrepancias sustanciales con lo comprobado por el Tribunal o tenido por probado, mientras que el de la Dra. María GORRA, no comprende los trastornos en el control de los impulsos o un dato totalmente objetivo, la calidad de consumidor de marihuana y que ese día había consumido, en consecuencia, las conclusiones de su pericia no pueden ser correctas, si sus puntos de partidas son incorrectos y por lo tanto se lo debe deparir y debe estarse al producido por el Cuerpo Médico Forense y a las conclusiones del mismo.-

Autoría.

En cuanto a la versión de los hechos del enjuiciado Pedro Alejandro RAMIREZ, resulta una mera excusa, frágil, pueril, fragmentada, contradictoria, sin sustento probatorio y que no resiste el cotejo con el resto de los elementos probatorios y tendiente sólo a evadir la responsabilidad por los hechos enrostrados.-

El relato de Pedro RAMIREZ no fue espontáneo, fue fragmentario, no transmitió franqueza, ni la sensación de haberlo vivenciado en la forma que lo relató. Fue por momentos confuso, oscuro y variable, como el supuesto tránsito por la calle 9 de Julio hasta calle Castro y en las circunstancias que relataba, lo que evidenciaba su fragilidad. Por tramos resultó pueril, como cuando pretendió que mientras conducía y lo tomaban del cuello asfixiándolo, lo pinchaban en las manos y le decían que no mirara, pero pudo observar que se orinaba Sandra DÍAZ. Es contradictorio con los elementos de prueba, ya que los rastros desvirtúan el corto episodio que relata sobre la agresión a Sandra y su resistencia, como la ubicación de lo ocurrido.-

En realidad durante los alegatos, nadie defendió la versión de los hechos brindada por el enjuiciado sino que por algunos elementos que denominaron prueba directa o contra-indicios solicitaron la aplicación de la duda. Tanto el Sr. Fiscal de Cámara, basado fundamentalmente en los dichos de la Dra. MORGANI, como el Defensor quien por aplicación de la duda sobre cada indicio y por la posibilidad de contra indicios pretendieron la absolución. Pero ninguno aseguró la posibilidad cierta de que los hechos podrían haber ocurrido como afirmó Pedro RAMIREZ.-

Debe señalarse que, acreditado como está con todos estos elementos de convicción que el imputado es el autor material de la muerte de Sandra DIAZ, con los que incluso –debe puntualizarse- ha coincidido el Sr. Fiscal de Cámara, corresponde analizar las dos circunstancias que a modo de contraprueba operativizo, para intentar fundar lo que denominó “que le generaba una duda insuperable”, en base a la cual motivar su solicitud de absolución.-

En efecto, ya sea operando como contraindicio o como contraprueba, el Ministerio Público, que hasta ese momento y fundadamente, había considerado acreditada la participación del imputado en el suceso, expresó que le surgió aquella duda en base a dos circunstancias: la primera, que el informe de fs 421, señala que entre los rastros del material genético encontrado en las uñas de la víctima, además del del imputado y de la propia víctima, se detectó “el de otro individuo de sexo masculino”; en la segunda, prevaliéndose de los dichos de la médica que lo trató en el Servicio de Otorrinolaringología, cuando en su declaración de fs 506 refirió que el imputado presentaba, “secuela de ahorcamiento por desplazamiento del cartílago aritenoide” , lo que hace concluir al Sr. Fiscal que había una “luxación del cartílago”, lo que avalaría la versión del ataque de terceros.

Como sabemos, si el principio de razonabilidad, que extiende sus efectos a todos los ámbitos del ordenamiento jurídico, descalifica lo absurdo o arbitrario, y, en virtud de ello cualquier acto o decisión que resulte irrazonable deviene en inválido. Allí encuentra fundamento, el imperativo procesal constitucional que requiere la apreciación razonada de los medios de prueba y en consecuencia, la de las conclusiones que sobre los mismos formulen las partes y el juzgador.

Por tal motivo, los denominados sistemas valorativos de las pruebas: “sana crítica racional”, “persuasión racional” o, “valoración razonada”, reposan todos en parámetros racionales (conf. Santiago Sentís Melendo, “Estudios de Derecho Procesal”, Ediciones Jurídicas Europa-América, Bs. As. 1967, t 1, pág. 400/404).

Ello genera en todos los actores procesales la obligación de la valoración racional de los elementos de convicción, sobre todo de aquellos extremos que de haber sido apreciados adecuadamente, hubieran conducido a una conclusión diferente.

Tal es lo que acontece con los dos extremos en los que el Sr. Fiscal de Cámara ha fundado su duda insuperable.

En la primera de las circunstancias esgrimidas, esto es que entre los rastros del material genético encontrado en las uñas de la víctima, además del perteneciente al imputado y de la propia víctima, se detectó “el de otro individuo de sexo masculino”, no ha habido una apreciación lógica de tal extremo en razón de haberse violado el principio de identidad. Si bien de la opinión técnica surge la probable presencia de un tercero, esa opinión técnica no excluye, y por el contrario, confirma, la presencia e intervención del imputado en el evento. En virtud de tal principio, una de cuyas acepciones predica que -lo que es es- se desprende que el juicio necesariamente es verdadero cuando lo predicado es idéntico al sujeto. En nuestro caso, la conclusión de que el imputado participó en el evento está confirmada por el examen de fs 421 y no resulta razonable concluir en base a dicho informe que la presencia de un tercero excluye al imputado, tal como intenta fundarlo, a nuestro juicio, erróneamente el Sr. Fiscal de Cámara.

La segunda circunstancia esgrimida para fundar la duda por el Ministerio Público no supera el control de logicidad desde el punto de vista del principio de verificabilidad o razón suficiente, en tanto no puede aseverarse válida y razonablemente, como se ha alegado, que el desplazamiento del aritenoide, sea por los motivos esgrimidos por el imputado y que no pueda ser de otra manera. Y ello por varias razones.

La primera, que no puede predicarse categóricamente, como lo ha efectuado el Sr. Fiscal de Cámara, que existiera una “luxación del cartílago” en el imputado, puesto que la testimonial que ha invocado solo refiere que “El aritenoide derecho estaba en aducción…”, y textualmente explica: “Puse con signo de interrogación en el diagnóstico porque no sabía si estaba luxado (fs 506)(el subrayado es propio), y continua: “El paciente no presentaba disnea y generalmente la luxación puede provocar una disnea” (primer párrafo de fs 506 vta.)

En segundo lugar, es la propia testigo quién al ser interrogada por la causa de aquella aducción en RAMIREZ, expresa, también textualmente: “…puede ser que haya sido de nacimiento como una alteración en la constitución anatómica, pero es raro. También por un golpe o por un traumatismo externo de otra naturaleza…” (fs 507).

Y en tercer lugar, y esto quizás es lo más importante, por que de la visión de conjunto de las testimoniales de ABAD (fs 502/503)PRIVATE y MORAGANI (fs 506/507), lo que sí puede concluirse con sobrados fundamentos es que no avalan ni la versión del ataque, ni la versión de la pérdida de conocimiento, brindadas por el imputado.

Manifestó el Dr. ABAD: “…me refirió que lo habían querido asaltar y ahorcar, lo revisé, no encontré signos evidentes, llámese marcas en el cuello que me hicieran sospechar de algo asi…”.

Por su parte la Dra. MORGANI, y respecto de la pretendida perdida de conocimiento aludida por el imputado, ante la interrogación de si la luxación puede provocar una hipoxia, señaló: “…que no, salvo que la luxación sea severa y el tiempo de falta de aire sea el suficiente para provocar dicho síntoma…” (fs 506 vta.), extremo que también corrobora el Dr. ABAD al aludir que la pérdida de conocimiento “…es que debe necesariamente dejar secuelas, es decir, que se vean a simple vista vestigios en la piel…”.

Es del caso poner de resalto entonces que así interpretados, estos medios convictivos se relacionan e integran en un todo coherente con los restantes elementos probatorios legítimamente incorporados en autos. Pues, siguiendo las enseñanzas de GORPHE: “Sabemos que los diversos medios de prueba analizados no constituyen en absoluto compartimientos estancos: no hemos podido examinar ninguno sin hacer incursiones en los demás y cada uno de ellos reposa en mayor o menor medida sobre los otros. Unos y otros aparecen finalmente como los elementos de un conjunto y será éste el que dará la prueba sintética y definitiva sobre la que podrá apoyarse la reconstitución de los hechos. Las diversas pruebas producidas en un momento dado deben ser examinadas al mismo tiempo, ya que lo que cuenta es el resultado global, y estos exámenes serían incompletos si no recayesen también sobre las relaciones entre las pruebas” ya que continúa expresando GORPHE “las pruebas, dice Ellero, no deben ser consideradas aisladamente, sino solo en concurrencia... Habrá que examinar, por lo tanto, si las pruebas producidas concuerdan realmente entre sí y, en caso de desacuerdo, se debe buscar la causa y resolver, si es posible, la contradicción...” (Francois GORPHE, “La apreciación judicial de las pruebas”, La Ley, Buenos Aires 1967, pág. 463).

Por tales motivos se estima que la “duda insuperable” utilizada por el Sr. Fiscal de Cámara no resulta lógica ni razonable en tanto ha instrumentalizado de modo aislado y erróneo las dos circunstancias precedentemente analizadas.

Finalmente, la versión que dio de los hechos no resiste el control interno y cotejada con los restantes elementos probatorios reunidos, relacionados, analizados y valorados no son contestes en las partes esenciales, por lo que no resulta creíble la versión de los hechos de Pedro Alejandro RAMIREZ.-

Entonces el indicio de presencia u oportunidad física (GORPHE, FranVois, “La apreciación judicial de las pruebas”, ed. Fedye, pág. 306 y 309/316) es decir Pedro Alejandro RAMIREZ estaba en el escenario principal, ubicado en el asiento del conductor, mientras ocurrieron los hechos de agresión contra Sandra DÍAZ y la acción de comprensión del cuello, produciéndole estrangulación antebraquial, asfixiándola y ocasionándole la muerte.-

Además tuvo oportunidad material, es decir indicio de participación material (GORPHE, FranVois, “La apreciación judicial de las pruebas”, ed. Fedye, pág. 307, 316/335), pues todos los rastros ubicados en el escenario principal y lo sindican, no sólo como compatibles con la acción de agresión contra Sandra DÍAZ, como la final de comprensión del cuello, sino que algunos de ellos lo incriminan como el único posible autor.-

El indicio de capacidad u oportunidad personal, que resulta de la personalidad del enjuiciado y que es extraído de la compatibilidad de aquella que se describe en el examen psíquico de fs. 455/456, con el acto cometido (GORPHE, ob. cit. pág. 307, 335/341).-

El indicio de móvil, que se evidencia por los precedentes, que acreditaron por la mala relación de pareja que llevó a Sandra DÍAZ a tomar la decisión de terminarla pidiéndole que se retirara de la casa, lo que estaba dispuesta a comunicárselo ese fin de semana y no quería asumir a su exclusivo cargo las deudas comunes de la pareja lo cual pretendió materializarlo y que Pedro Alejandro RAMIREZ no aceptó, incluso hasta durante el debate negó la mala relación, y desconocía que Sandra DÍAZ hacía terapia y que su intención era que ella se sometiera a su voluntad, que es la razón del acto, y lo programado para hacerlo el fin de semana se anticipó, precisamente debido a la mala relación que le resultaba insostenible a Sandra DÍAZ (GORPHE, FranVois, “La apreciación judicial de las pruebas”, ed. Fedye, pág. 308, 342/345);

El indicio de actitud sospechosa posterior (GORPHE, ob. cit. pág. 308, 345/356), el más grave, por desviar la sospecha hace supuestas terceras personas, que los habrían robado utilizando un elemento punzo-cortante y comenzaron su accionar lanzándole un cuchillazo a Sandra DÍAZ a la zona del abdomen, y bajo amenaza se suben al auto dos sujetos, que ella en un giro del auto intentó abrir la puerta por lo que el sujeto tras de ella le coloca el seguro y poniendo manos en el cuello de Sandra la tira hacia atrás, quien queda colocada con las piernas entre los asientos, se orinaba y pataleaba, mientras que a él lo tenían tomado del cuello, lo pinchaban en las manos y en un momento volantean por la zona de los telos, y mientras lo asfixiaban lo obligan a seguir y al llegar a la intersección de una calle oscura se desvaneció o durmió. Esta versión, que ya hemos explicado suficientemente su mendacidad, sintéticamente podemos decir que no se compadece con la existencia de rastros en el vehículo, como son: las marcas de corte sobre la moldura plástica que cubre el parante superior y la manija rebatible del techo se observa un corte lineal en dos fracciones de 3 cm., en la zona de la puerta del acompañante (conf. fs. 303, acápite 10. c); la impresión del calzado en forma parcial sobre la lámina del polarizado de la ventana de dicha puerta o el depósito de tierra sobre el tapizado de tela del panel de la misma (ambas a fs. 304); como también en el parante superior y posterior que corresponde a la puerta trasera derecha (fs. 305).-

Asimismo, es imposible la acción de tomar con las manos el cuello de Sandra DÍAZ y tironearla hacia atrás de forma tal que quedaran las piernas entre los asientos (recordemos que medía 1,78 mts.), sin que dejaran rastros o impronta de lesión alguna en el cuello de la víctima como surge de la necropsia de fs. 253/254. Ello porque necesariamente una fuerza de tironeo con las manos y sobre el cuello, de un cuerpo que resiste el accionar requiere de tal intensidad y tipo, que debería haber dejado algún tipo lesión en el cuello. -

También constituye un indicio de actitud sospechosa las dos tarjetas plásticas a nombre de la víctima encontradas en la intersección de calle 9 de Julio y Castro, de Wal Mart y Marter Card-Wal Mart, que supuestamente abrían arrojado estas terceras personas intervinientes, pero del piso de la parte delantera del automóvil se encontró una billetera tipo tela de avión que pertenecía a la víctima con otras tarjetas Nevada, una Visa, dos Cabal, y una tarjeta maestro del Banco Nación entre otras tarjetas y elementos (conf. fs. 48), cuando por otra parte son estas las tarjetas que supuestamente y según RAMIREZ habían motivado una discusión con Sandra DÍAZ. La regla de la experiencia nos indica que no existe posibilidad que dos delincuentes extraigan dos tarjetas de entre muchas que se encuentran en una billetera, no toquen las restantes ni alteren su orden, dejen la billetera y las arrojen y estás casualmente son las que habían motivado una discusión de la pareja asaltada.-

También como indicio de actitud sospechosa posterior, mediante actos posteriores bajando el cuerpo de Sandra DÍAZ y modificando la escena de los hechos. Como así también el bajar la bolsa de 15 kg de alimento para perros que ubicaba en el asiento trasero del lado del conductor del auto Polo; o mediante la palabra cambiando el relato sobre los asientos del vehículo, pretendiendo en la audiencia que los habían desplazado para poder extraer el cuerpo, dicha modificación ganancial lo fue con la finalidad de hacer probable la presencia de terceras personas en los asientos traseros y actuando en la forma que relató RAMIREZ.-

Es indicio de actitud sospechosa posterior también su manifestación de haber padecido amnesia lacunar y su padecimiento por asfixia, posterior a un supuesto estrangulamiento por parte de terceras personas, la que por las características que expresó Pedro Alejandro RAMIREZ padecer, como por su comportamiento inmediato posterior, resultan incompatibles con el padecimiento de aquella, según se concluye de la opinión unánime de los peritos Juan Ricardo ARENAS y Alfredo José CROCCO. También, debemos llegar a la misma conclusión por lo expuesto por la Dra. Carolina Mabel MORGANI a fs. 506/507, respecto al aritenoides derecho en aducción, es decir hacia la línea media, quien preguntada si podía producir hipoxia, lo negó.-

Inclusive una huella mental en palabras de Pedro Alejandro RAMIREZ: si ella no se hubiera resistido ahora estaríamos en casa (ya a fs. 1vta.) (indicio de actitud sospechosa), dicha resistencia no fue al accionar de los supuestos terceros, sino a su voluntad, y está plenamente acreditado que niega la mala relación de pareja, que no aceptó la decisión de concluirla y que su intención era que Sandra DÍAZ se sometiera a su voluntad. Como no aceptó el límite final puesto por Sandra DÍAZ a la relación, pasó de la violencia psicológica para someterla, a la física, como Sandra DÍAZ se resistió, llegó hasta el final, estrangulándola. Ello es compatible con el indicio de capacidad por su personalidad agresiva e impulsiva (fs. 456) y la disposición posesiva hacia su ex pareja. Inclusive más, como se expone en el informe pericial sobre el examen psiquiátrico practicado por el Dr. CROCCO, la tendencia a… …, no responsabilizarse por sus errores (tiende a culpar a los otros por sus falencias) (fs. 455), en esta huella mental, en este indicio carga sobre la víctima el resultado: si Sandra DÍAZ no se hubiera resistido, estarían en casa.-

Los indicios de mala justificación (GORPHE, FranVois, “La apreciación judicial de las pruebas”, ed. Fedye, pág. 308, 356/358) representados por el hecho haber expuesto que habían cenado juntos con la víctima (fs. 1 y 234), para transmitir una relación buena de pareja, lo que quedó totalmente desvirtuado, no sólo porque cambió la versión el propio enjuiciado durante el debate, sino porque tal cambio se debió obviamente a que se introdujo procesalmente el resultado de la necropsia en autos y era imposible que la víctima hubiera ingerido alimentos sólidos al tiempo que RAMIREZ decía que habían cenado juntos. Además se desvirtuó porque quedó probado que ese día no se dirigían la palabra y la relación de pareja era mala y Sandra DÍAZ estaba dispuesta por ese entonces a darle finiquito.-

También constituye un indicio de mala justificación la circunstancia de haber justificado Pedro RAMIREZ durante el debate la urgencia de ir al cajero a esa hora de la madrugada porque habían tarjetas vencidas, lo cual no sólo se contradice con lo afirmado anteriormente durante la Investigación Fiscal que iban a cancelar deudas de tarjeta de crédito para comprar un vehículo y que se dio lectura, sin explicación válida de su parte, sino porque además quedó acreditado que al tiempo del hecho no existió en concreto la posibilidad de que compraran una camioneta, que las tarjetas ya estaban vencidas desde hacían varios días y que en el domicilio tenían en existencia suficiente dinero como poder abonar dicha suma, lo que no justificaba ir al cajero a esa hora, salvo que como quedó probado lo fuera porque Sandra DÍAZ intentaba terminar la relación poniendo en orden las cuentas en común. Indicio de mala justificación que refuerza el hecho de que Sandra DÍAZ estaba materializando la terminación de la pareja y que Pedro Alejandro RAMIREZ no estaba dispuesto a aceptarlo.-

En síntesis, la armonía de los elementos probatorios e indicios, los cuales resultan, unívocos, graves, precisos y concordantes entre sí, es tal que, se debe tener necesariamente como cierto que según el curso ordinario de las cosas, Pedro Alejandro RAMIREZ estando en el automóvil Polo, escenario principal del hecho investigado, en el asiento del conductor, mientras Sandra DÍAZ en el del acompañante y con la intención de terminar la relación de pareja que aquel se negaba, en algún momento la agrede con un elemento punzo-cortante y ésta realizó actos de defensa activa, la lesionó en las manos (pulpejos de los dedos de la mano derecho y en dedos de la mano izquierda), la muñeca derecha, herida cortante en la cara interna del muslo derecho, producto de la defensa y resistencia activa se produjeron cortes en molduras plásticas, manijas y posa brazos, parantes, fricciones, manchas de tejido hemático, daño en la parte inferior del torpedo, ubicados en diversos lugares del habitáculo, como que en algún momento le propinó un golpe de puño en la cara a Sandra DÍAZ provocándole una herida contuso cortante en extremo externo del labio superior de 1,5 cm de largo e impronta contusita de los dientes sobre labio inferior (conf. fs.253), hasta que en un momento logró ubicarla de espalda a su pecho mientras estaba girado sobre el eje del asiento del conductor y de espalda a la puerta, y ejerciendo la fuerza sobre el cuello de Sandra DÍAZ, que medía 1,78 mts. y ubicada en forma perpendicular a las puertas y decúbito dorsal, ella ejercía presión por lo menos con el pie derecho apoyado parcialmente sobre el cristal de la ventana de la puerta del acompañante (dejando impreso el calzado) mientras RAMIREZ ejerciendo fuerza dejó rastro de su pelo en el techo y Sandra DÍAZ efectuaba un movimiento brusco y desespero con el brazo derecho hacia atrás (dejando un goteo dinámico de tejido hemático en el techo con proyección de atrás hacia delante y de derecha a izquierda) tratando de destrabar el brazo izquierdo con el que RAMIREZ efectuaba la comprensión que la asfixiaba y probablemente con las dos manos, dejando en su acción Sandra DÍAZ tejido hemático en el buzo de Pedro RAMIREZ, en un punto de proximidad entre el puño de la manga izquierda, el costado derecho superior y en la parte posterior del hombro derecho, quedando pelos de Sandra DÍAZ en el buzo de RAMIREZ (conf. fs. 318), quien a pesar de tenerla sometida físicamente a su voluntad en esa posición, continuó comprimiéndole el cuello a la víctima hasta completar la estrangulación, mientra observó como al aflojársele los esfínteres, se orinó.-

5°) Intención homicida.

Pero, “Si el propósito deliberado de matar no está confesado, es preciso que esa manifestación positiva resulte de circunstancias que pongan de manifiesto que la idea homicida se ha presentado claramente a la mente del reo y que la ha preferido a la de provocar simples lesiones” SC Tucumán, 26/8/42, JA, 76-570 (citado por ESTRELLA-GODOY LEMOS, T. 1, pág. 55).-

Estimo que el animus occidendi de Pedro Alejandro RAMIREZ, en el sub examine ha quedado probado, dado que las circunstancias ponen de manifiesto su espíritu, su idea homicida. Propósito deliberado, que tanto material como moralmente se probó durante la audiencia, dado el escenario previo y el principal, quien luego de agredir a la víctima con elemento punzo-cortante y golpearla, logró someterla físicamente a su voluntad y teniéndola de espalda a su cuerpo, comenzó a estrangularla mediante la compresión del cuello que no interrumpió sino hasta ocasionarle deliberadamente la muerte por asfixia.-

4.- En conclusión, de la prueba rendida en la audiencia de debate contexto fáctico y probatorio examinado, elementos probatorios que reunidos, relacionados y cotejados, analizados y valorados, estimo que se probó que el día 31 de agosto del año 2007, Pedro Alejandro RAMIREZ junto a su pareja Sandra Mónica DÍAZ, entre las 01:00 y 02:00 horas aproximadamente, y estando sentados en el vehículo marca VW Polo, color rojo, Dominio BSH -555, RAMÍREZ en el asiento del conductor y DÍAZ del lado del acompañante, ésta tratando de terminar la relación de pareja a lo que se negaba RAMIREZ, en algún momento la agrede con un elemento punzo-cortante y ésta realizó actos de defensa activa, la lesionó en las manos (pulpejos de los dedos de la mano derecho y en dedos de la mano izquierda), la muñeca derecha, herida cortante en la cara interna del muslo derecho, producto de la defensa y resistencia activa se produjeron cortes en molduras plásticas, manijas y posa brazos, parantes, fricciones, manchas de tejido hemático, daño en la parte inferior del torpedo, ubicados en diversos lugares del habitáculo, como que en algún momento le propinó un golpe de puño en la cara a Sandra DÍAZ provocándole una herida contuso cortante en extremo externo del labio superior de 1,5 cm de largo e impronta contusita de los dientes sobre labio inferior (conf. fs.253), hasta que en un momento logró ubicarla de espalda a su pecho mientras estaba girado sobre el eje del asiento del conductor y de espalda a la puerta, y ejerciendo la fuerza sobre el cuello de Sandra DÍAZ, que medía 1,78 mts. y ubicada en forma perpendicular a las puertas y decúbito dorsal, ella ejercía presión por lo menos con el pie derecho apoyado parcialmente sobre el cristal de la ventana de la puerta del acompañante (dejando impreso el calzado) mientras RAMIREZ ejerciendo fuerza dejó rastro de su pelo en el techo y Sandra DÍAZ efectuaba un movimiento brusco y desespero con el brazo derecho hacia atrás (dejando un goteo dinámico de tejido hemático en el techo con proyección de atrás hacia delante y de derecha a izquierda) tratando de destrabar el brazo izquierdo con el que RAMIREZ efectuaba la comprensión que la asfixiaba y probablemente con las dos manos, dejando en su acción Sandra DÍAZ tejido hemático en el buzo de Pedro RAMIREZ, en un punto de proximidad entre el puño de la manga izquierda, el costado derecho superior y en la parte posterior del hombro derecho, quedando pelos de Sandra DÍAZ en el buzo de RAMIREZ (conf. fs. 318), quien a pesar de tenerla sometida físicamente a su voluntad en esa posición, continuó comprimiéndole el cuello a la víctima hasta completar la estrangulación, ocasionándole la muerte por asfixia, mientras observó como al aflojársele los esfínteres, se orinó.-

En síntesis, quedó plenamente acreditado el hecho penal enrostrado de comprimirle extrínsecamente el cuello con el brazo a Sandra DÍAZ con intención homicida hasta producirle la muerte por asfixia por estrangulación antebraquial, y la participación en el de Pedro Alejandro RAMIREZ como autor responsable.-

Así voto.-

Sobre la primera cuestión planteada los Dres. Arlington Roberto ULIARTE y Roberto Jesús YANZON adhieren por sus fundamentos al voto que antecede.-

IV.- SEGUNDA CUESTION:

Sobre la segunda cuestión el Dr. José Virgilio VALERIO dijo:

1.- Calificación legal.

Partiendo de la decisión que he emitido sobre la primera cuestión, he de analizar respecto de esta segunda cuestión los siguientes aspectos:

Acción

El hecho que he tenido por probado al enjuiciado al tratar la cuestión anterior, configura sin duda un comportamiento humano guiado por la voluntad de su autor, orientada hacia una concreta finalidad. La finalidad que ha tenido el autor ha consistido en ultimar a la víctima.-

Con todo lo cual estoy afirmando que nos encontramos en presencia de una acción humana.-

Tipicidad

Los hechos probados configuran el delito de homicidio simple, previsto en el art. 79 del Código Penal. Debe recordarse que la del art. 79 del Código Penal es una figura subsidiaria, lo que se deriva de su texto final “al que matare a otro, siempre que en este código no se estableciere otra pena”. El caso es que el código no establece otra pena, porque no concurren en el caso ninguna de las agravantes del art. 80, ni nos encontramos tampoco en la situación que prevén los arts. 81, 82 ni 84. Tampoco se han empleado en el hecho armas de fuego, lo que no permite la aplicabilidad de la agravante del art. 41 bis.-

La acción ha alcanzado en el iter criminis el grado de delito consumado, toda vez que se ha producido el resultado criminoso que la norma aplicada prevé.-

Desde el punto de vista de la participación criminal, el imputado debe ser considerado como autor, toda vez que ha ejecutado de propia mano la acción típica (art. 45, primera hipótesis del Código Penal).-

Antijuridicidad

La defensa del enjuiciado no ha invocado ninguna causa de justificación, y tampoco he advertido por mi parte la posible existencia de alguna de ellas.-

Lo que la defensa ha hecho es negar la autoría del imputado, pero no pretender su justificación.-

Culpabilidad

Estimo que Pedro Alejandro RAMIREZ ha ejecutado la acción típica y antijurídica con dolo, toda vez que es imposible que haya podido padecer error, cosa que ni siquiera ha invocado. Por la naturaleza de la acción consumada, es imposible que la misma haya sido cometida por error o ignorancia.-

Tampoco se ha invocado coacción, ni veo por mi parte alguna razonable posibilidad de que la acción ejecutada haya sido coacta.-

Encuentro en definitiva que la conducta del imputado ha sido típica, antijurídica y culpable, esto último a título de dolo.-

Punibilidad

La conducta del enjuiciado no resulta amparada por ninguna excusa absolutoria.-

Por ello, su conducta es típica, en los términos en que queda expresado, antijurídica, culpable y punible.-

Así voto.-

Sobre la segunda cuestión planteada los Dres. Arlington Roberto ULIARTE y Roberto Jesús YANZON adhieren por sus fundamentos al voto que antecede.-

V.- TERCERA CUESTION:

Sobre la tercera cuestión el Dr. José Virgilio VALERIO dijo:

1.- Individualización de la pena.

Pena:

Sobre la base de lo que dispone el art. 79 del Código Penal, la escala penal aplicable al caso es de ocho a veinticinco años de reclusión o prisión.-

Previo a todo, he de poner de manifiesto que la razonable aplicación de la ley impone apartarse en un todo de lo alegado por la querellante particular.-

De ninguna manera puede encontrar acogida en el Tribunal la pretensión de aplicar una agravante fundada en “el derecho comparado”. Ello transgrede abiertamente el principio de la territorialidad de la ley penal, que emerge del art. 1 del Código Penal.-

Tampoco puede considerarse la pretensión de agravar la pena fundándose en que las leyes protectoras de animales fijan penas mayores cuando la víctima es una hembra que está preñada o ha tenido cría recientemente. Ello implicaría la aplicación analógica de la ley penal, repudiada por el art. 18 de la Constitución Nacional.-

Es que la señora representante de la parte querellante ha radicado su alegación, en gran parte, en los lazos afectivos que la ligaban a ella con la víctima –según expresamente lo dijo—sentimientos que ciertamente son muy respetables, pero que no pueden servir para que el Tribunal forme criterio sobre la cuantificación de la pena. El Tribunal que tal cosa hiciese incurriría en una gravísima arbitrariedad.-

La determinación judicial de la pena se hará pues seguidamente de acuerdo con lo normado por los arts. 40 y 41 del Código Penal. Según el primero de los artículos citados, la determinación debe hacerse de acuerdo a las pautas que ofrece el segundo de ellos.-

El art. 41 del Código Penal contiene dos incisos. El primero se refiere a las circunstancias atenuantes y agravantes del delito en sí. Es decir, a las circunstancias objetivas. El segundo inciso se ocupa de las circunstancias referentes al autor. Vale decir de las subjetivas.-

El inciso 1° se refiere a la naturaleza de la acción y de los medios empleados para ejecutarla, y la extensión del daño y del peligro causado. Según la magistral expresión de Núñez, “la manera de ser del delito cometido”.-

En orden al daño y al peligro causados, no puede meritarse nuevamente aquí el hecho de haberse segado la vida de una persona, puesto que ello está ya contenido en la figura del art. 79. Considerarlo nuevamente en la oportunidad de mensurar la pena, implicaría quebrantar el principio non bis in idem.-

Sin embargo, entiendo que sí debe ser tenido en cuenta el daño que se deriva de la muerte de su madre a sus hijos menores Rocío y David. No hace falta, por obvio que es, explicitar mayormente lo angustiosa que se torna la vida de los menores que son privados de la asistencia física y moral de su madre. Con tanta mayor razón cuando el hijo padece de síndrome Down, como es el caso de David.-

El daño causado es pues de importantes proporciones, y la aplicación de la agravante es procedente, por cuanto las circunstancias que la informan eran conocidas y vivenciadas por el autor.-

Seguiremos con las circunstancias subjetivas (propias del autor), que deben ser meritadas de acuerdo con el inciso 2 del art. 41.-

La edad del condenado funciona en este caso como circunstancia agravante, toda vez que se encuentra lejos tanto de la inexperiencia y de la irreflexividad propias de la juventud y de la adolescencia, como del deterioro propio de la vejez.-

Su educación. El condenado es una persona de nivel de educación medio, lo que estimo no puede ser valorado como atenuante, como sería si tuviese un bajo nivel, ni como agravante, como sería el caso de alguien que tuviese un elevado nivel de educación.-

En este sentido, la calidad de su educación funciona aquí como un factor neutro.-

Sus costumbres. Ha informado en sentido negativo sobre las costumbres del imputado la testigo Dra. María del Carmen Edelmira Díaz, hermana de la occisa. Dijo entre otras cosas que era un violento y un fanático religioso. Pero no dio razones satisfactorias ni de una afirmación ni de la otra. Dijo que era violento porque una vez la echó de su casa, por diferencias de origen familiar. Sin embargo, preguntada por el modo en que Ramírez la echó de su casa, afirmó que simplemente le dijo que se fuera y no volviese más, lo que ciertamente no implica violencia. En tanto que afirmó que era un fanático porque en una Navidad permaneció aislado de la reunión familiar, sin hablar con nadie. Tampoco esto es ciertamente revelador de fanatismo. Pero el caso es que ni la propia Dra. Díaz, ni su marido, Bernardo Lanzilotta, ni los otros miembros del entorno familiar de la occisa que han testimoniado en la audiencia, han referido episodios concretos de real violencia, como no sea el desgraciado hecho que costó la vida a Sandra Díaz. Tal hecho consiste precisamente en el delito que aquí se juzga, y no se puede meritar nuevamente aquí, por respeto al principio non bis in idem. Por el contrario, los testigos mencionados, cuando fueron preguntados por hechos de violencia que hayan presenciado en el imputado, respondieron por la negativa.-

Asimismo, los testimonios de las personas que han trabajado a su servicio, como Silvia Quispe y Lourdes Ramona Salvador, han informado que se trataba de una persona correcta y de buen trato.-

Sus costumbres deben pues ser apreciadas como circunstancia atenuante.-

Su conducta precedente. Como el propio letrado de la querella reconoció en su alegato, y además se ha tenido por probado en el tratamiento de la Primera Cuestión, el hecho que costó la vida a Sandra Díaz no fue premeditado por su autor. El dolo con que actuó Ramírez fue lo que Carrara llamaba dolo súbito, lo cual desde luego debe ser considerado como una circunstancia atenuante.-

La calidad de los motivos que lo determinaron a delinquir. No existe en el caso ni miseria ni dificultad para ganar el sustento propio o el de los suyos. Así lo dijo el imputado al dar sus datos personales. No puede considerarse entonces que concurra esta atenuante prevista en forma especial por la ley. Sin embargo, no hay que esmerarse demasiado para comprender que esta agravante específica nada tiene que ver con delitos de la clase del que aquí se juzga. En realidad, el motivo que lo determinó a matar a Sandra Díaz fue que ésta le comunicó su decisión de poner fin a la convivencia, debido a la mala relación de pareja que entre ellos tenían. En este sentido, hay que considerar que es una circunstancia agravante, pues en casos tales, lo razonable es apartarse y seguir cada cual su camino, como era la idea que Sandra Díaz tenía sobre el asunto.-

La participación que tomó en el hecho. Es esta una circunstancia que podrá funcionar como agravante o como atenuante cuando se trata de un hecho cometido por más de una persona. No es éste el caso.-

Las reincidencias en que hubiera incurrido. Esta es, cuando existe, una circunstancia agravante. El imputado no es reincidente, de modo que ello debe computarse en el caso como atenuante.-

Los demás antecedentes y condiciones personales. En la especie, el condenado carece de otros antecedentes penales. Ello debe computarse como atenuante.-

La calidad de las personas. He de computar aquí como agravante la circunstancia de que el delito fue cometido en perjuicio de una mujer respetada y querida en el círculo de sus familiares, vecinos, amigos, compañeros de trabajo, y también por las personas que trabajaban a su servicio. Así lo dijeron María del Carmen Edelmira Díaz, Bernardo Lanzilotta, Isabel Verón, Lourdes Ramona Salvador y Silvia Quispe. Los propios familiares y amigos de Ramírez que han declarado en la audiencia coincidieron también en esto.-

Las demás circunstancias de tiempo, lugar, modo y ocasión que demuestren su mayor o menor peligrosidad. No he advertido la existencia de circunstancias que demuestren una especial peligrosidad en el condenado, como no sea la que emerge del delito cometido, pero esta circunstancia, como se ha visto, no puede meritarse nuevamente so pena de transgredir el non bis in idem. En este aspecto existe pues una circunstancia atenuante.-

De conformidad con las circunstancias agravantes y atenuantes antes analizadas, estimo justo y equitativo imponer en la especie al acusado la pena de Once Años de Prisión. Aclaro que la circunstancia atenuante que más se ha meritado, es la subitaneidad del dolo que informó su accionar. En tanto que la mayor agravante ha consistido en que mató a quien era madre de su hijo discapacitado, y de una hija menor de ella.-

Costas:

Habiendo resultado condenatoria la sentencia recaída en autos, el imputado debe también ser condenado en costas (art. 29 del Código Penal).-

Honorarios:

En atención a la tarea desarrollada por los Dres. Carlos Varela Álvarez y Laura Alicia Padilla, que han tenido a su cargo la asistencia de la parte querellante particular, y habida cuenta de lo dispuesto en el art. 10 de la Ley Provincial 3641, considero justo y equitativo fijar sus honorarios en la suma de pesos seis mil ($ 6.000) en conjunto.-

Accesorias legales:

Corresponde la aplicación del artículo 12 del Código Penal.-

Así voto.-

Sobre la tercera cuestión planteada los Dres. Arlington Roberto ULIARTE y Roberto Jesús YANZON adhieren por sus fundamentos al voto que antecede.-

Dr. José Virgilio VALERIO

Juez de Cámara

Roberto Jesús YANZON Dr. Arlington Roberto ULIARTE

Juez de Cámara Juez de Cámara