Bienvenidos

Instituto de Altos Estudios de Derecho Penal y Derecho Procesal Penal, Comparado, un espacio latinoamericano, amplio y plural de debate, estudio, investigación, intercambio, reflexión y trabajo, constituido con la finalidad de favorecer la integración regional y participar activamente en el “proceso” al monismo jurídico.

Here
Reforma del Codigo Procesal Penal

 

Artículo 48º.- Incorpórese como art. 207 bis del C.P.P. el siguiente:

Art. 207 bis.- Ofrecimiento de prueba.

En todos los casos que este código autoriza el ofrecimiento de prueba deberá, en la medida de lo posible y bajo pena de inadmisibilidad, acompañar: a) en el caso de testigos, todos los datos personales que permitan su correcta individualización (nombres, apellidos completos, número de documento) y su citación, aportando para ello el domicilio particular, o laboral, o transitorio y los números de teléfonos; y b) en los demás casos, se especificará el lugar con la mayor precisión posible para poder practicar las medidas.

Cuando el ofrecimiento se realice durante una audiencia oral, pública e indelegable, podrá, por razones de economía procesal, presentarse lista por escrito, debiendo bajo pena de nulidad acompañar tantas copias certificadas por el proponente, como interesados que intervengan en ella.”

 

Artículo 49º.- Sustitúyase el art. 235 del C.P.P. el que quedará redactado de la siguiente manera:

“Art. 235 - Comparecencia.

Para el examen de testigos, se librará orden de citación que se efectuará por cualquier modo fehaciente, haciéndose saber el objeto de la citación y el proceso en que se dispuso.

En caso de incomparecencia se procederá con arreglo al artículo 188, excepto los casos previstos por los artículos 241 y 242.

El testigo podrá también presentarse espontáneamente, o a pedido que le haya formulado una parte, lo que se hará constar.

La Suprema Corte de Justicia deberá dictar el Protocolo Único de tratamiento de los testigos protegidos”

Artículo 50º.- Sustitúyase el art. 240 del C.P.P. el que quedará redactado de la siguiente manera:

“Art. 240 - Forma de Declaración.

Antes de comenzar la declaración, los testigos serán instruidos acerca de la pena de falso testimonio y prestarán juramento, bajo pena de nulidad, con excepción de los menores de 16 años y de los condenados como partícipes del delito que se investiga o de otro conexo.

Inmediatamente, se interrogará separadamente a cada testigo, requiriendo su nombre, apellido, estado, edad, profesión, domicilio, vínculo de parentesco y de interés por las partes, y cualquier otra circunstancia que sirva para apreciar su veracidad.

Si el testigo pudiera abstenerse de declarar, se le deberá advertir, bajo pena de nulidad, que goza de dicha facultad, lo que se hará constar.

A continuación se le interrogará sobre el hecho, si corresponde, de acuerdo con el Artículo 145.

El acto deberá registrarse en medio electrónico de audio y/o filmación y si excepcionalmente estuviera autorizado se labrará acta con arreglo a los artículos 147 y 148.

A solicitud del testigo, el juez interviniente deberá disponer la custodia de su persona y/o familiares y/o bienes del mismo, cuando existiere temor fundado de sufrir un daño en ellos. Dichas medidas durarán el tiempo razonable que el tribunal dispusiere y podrán ser renovadas cuantas veces fuere necesario.

De igual forma, el Ministerio Público, de oficio o a petición del interesado, adoptará las medidas que fueren procedentes para conferir al testigo, antes o después de prestadas sus declaraciones, la debida protección.”

Artículo 51º.- Sustitúyase el art. 284 del C.P.P. el que quedará redactado de la siguiente manera:

Art. 284 - Detención.

Cuando existan elementos de convicción suficientes para sostener como probable la participación punible del imputado en el hecho delictuoso investigado o indicio vehemente de ello y siempre que concurra alguno de los supuestos contenidos en el art. 293, se ordenará su detención, debiendo proceder según el art. 348.

Pero, cuando hubiera motivo bastante para sospechar que una persona ha participado de la comisión de un hecho punible y existiera peligro procesal o se investigare el hecho por el procedimiento simplificado, se podrá ordenar su detención, siempre que concurra alguno de los supuestos contenidos en el art. 293, debiendo proceder el control automático de detención previsto por el art. 345.

Cuando se ordene la detención en los casos de flagrancia (art. 290), el Fiscal deberá proceder según los artículos 417 bis o 439 bis, según corresponda.

La orden de detención será escrita, contendrá los datos personales del imputado u otros que sirvan para identificarlo, la indicación del hecho que se le atribuya y el motivo de la misma. Deberá ser notificada en el momento de ejecutarse o inmediatamente después.

Cuando la orden se expida en una audiencia oral, o por razones de urgencia la decisión hubiere sido pronunciada de manera verbal o sin la formalidad requerida, se procederá inmediatamente a materializarla por escrito en las condiciones del párrafo precedente.”

Artículo 52º.- Sustitúyase el art. 293 del C.P.P. el que quedará redactado de la siguiente manera:

“Art. 293 - Prisión Preventiva.

A pedido fundado del Fiscal, el Juez dispondrá la prisión preventiva, en una audiencia oral, pública e indelegable bajo pena de nulidad, cuando se dé alguno de los siguientes supuestos:

1) Después de efectuada la imputación, siempre que existieren por lo menos elementos de convicción suficientes para sostener como probable la participación punible del imputado en el hecho investigado, se podrá ordenar la medida de coerción hasta por tres meses desde la detención, cuando:

a) Se tratare de delitos de acción pública reprimidos con pena privativa de la libertad y no aparezca procedente, prima facie, condena de ejecución condicional (art.26 C.P.).

b) Procediendo condena de ejecución condicional, el Fiscal acreditare que existen vehementes indicios de que el imputado tratará de eludir la acción de la justicia o entorpecer su investigación, lo que podrá inferirse de la falta de residencia, declaración de rebeldía, o no sometimiento a otro proceso, o cuando esté gozando de más de dos recuperos de libertad y/o excarcelaciones, o del cese de la prisión preventiva anterior en virtud de lo dispuesto por los incisos 2, 3 y 4 del artículo 295 de este Código. Quedan a salvo aquellos casos en que la reiteración delictual sea por delitos culposos o por hecho cuya pena privativa de libertad no supere los tres años de prisión o reclusión.

2) En los casos del inciso 1), cuando se estimare que es posible alcanzar el grado de convicción para llevar la causa a juicio o que existe la seria posibilidad de que recaiga sentencia condenatoria, y así se declare de manera fundada, no regirá la limitación temporal allí establecida.

Cuando antes de vencer los tres meses previstos en el inc. 1) se estimare que es posible alcanzar el grado de convicción de este inciso, el Fiscal solicitará se fije nueva audiencia a efectos de tramitar la prisión preventiva en los términos de este apartado.

3) Del enjuiciado que se encuentra en libertad, al dictar la sentencia condenatoria a pena de prisión o reclusión superior a tres años y mientras no esté firme.

No obstante, en todos los casos del presente artículo el imputado o su defensor, podrán acreditar en la audiencia oral, que no se ha alcanzado el grado de convicción o pronóstico requerido, o la no existencia de peligro procesal y/o que la restricción de la libertad no es absolutamente indispensable (art. 281), u ofrecer caución suficiente y razonable o que la misma pueda cumplirse en detención domiciliaria (art. 298). También podrá acordar con el Fiscal, cauciones o seguridades para que se ordene la libertad, o se disponga la prisión en la modalidad de domiciliaria.

Quedan exceptuadas de las disposiciones de este artículo referidas a reiteración delictiva o condena anterior los imputados por delitos culposos y aquellos delitos cuya pena privativa de libertad no superen los tres años de prisión o reclusión.”

Artículo 53º.- Sustitúyase el art. 294 del C.P.P. el que quedará redactado de la siguiente manera:

“Art. 294 - Forma y contenido de la Orden de Prisión Preventiva

La orden de prisión preventiva, deberá contener bajo pena de nulidad: los datos personales del imputado o, si se ignorasen, los que sirvan para identificarlo; somera enunciación de los hechos que se le atribuyen; exposición sucinta de los motivos en que la decisión se funda, y, la calificación legal, con cita de las disposiciones aplicables.

La resolución denegatoria de la prisión preventiva, será apelable por el Fiscal. La que disponga la medida de coerción, lo será por el imputado y el defensor. En ambos casos, el recurso será concedido sólo con efecto devolutivo.”

Artículo 54º.- Sustitúyase el art. 295 del C.P.P. el que quedará redactado de la siguiente manera:

“Art. 295 - Cesación de la Prisión Preventiva.

Se dispondrá fundadamente la cesación de la prisión preventiva, de oficio o a pedido del imputado, ordenándose la inmediata libertad de éste la cual será efectuada sin más trámite, en forma instantánea y desde el lugar que se lo notifique cuando:

1) Nuevos elementos de juicio demostraren que no concurren los motivos exigidos por el artículo 293.

2) Cuando de acuerdo a la pena impuesta en la sentencia y antes de que la misma quede firme, se considere prima facie, que oportunamente podría concedérsele la libertad condicional, previo informe que acredite haber observado con regularidad los reglamentos carcelarios. Cuando la pena supere los tres años de prisión, deberá requerirse además, informe de peritos que pronostique en forma individualizada y favorable su reinserción social, según establece el art. 13 del C.P.

El imputado será siempre en estos casos, sometido al cuidado o vigilancia previsto en el artículo 280.

Deberá ordenarse el cese de la prisión preventiva cuando:

a) la pena solicitada por el representante del Ministerio Público Fiscal en el Juicio Abreviado del art. 359 o 418 estuviere agotada por el tiempo que lleva de detención y/o prisión preventiva en la causa, aunque el Tribunal rechace el procedimiento o el acuerdo alcanzado por las partes.

b) se dispuso la prisión preventiva según el inc. 3 del art. 293 y se revocó la sentencia.

3) Estimare prima facie que al imputado no se lo privará de su libertad, en caso de condena por un tiempo mayor al de la prisión sufrida, aún por aplicación del artículo 13 del Código Penal.

4) Su duración excediere de dos años sin que se haya dictado sentencia. Este plazo podrá prorrogarse un año más cuando se trate de causas de evidente complejidad y de difícil investigación. La prórroga deberá solicitarse ante la Sala Penal de la Suprema Corte de Justicia, con los fundamentos que la justifiquen.

Si el Superior entendiere que la misma está justificada, autorizará el pedido y devolverá los autos al remitente. Si el Superior entendiere que el pedido de extensión excepcional del plazo no obedeciere a razones vinculadas con la complejidad de la causa, se ordenará por quien corresponda el cese de la prisión, al cumplirse los dos años, sin perjuicio de las responsabilidades de la demora que pudiere corresponderle a los funcionarios públicos intervinientes que será controlada por el Procurador General por sí mismo o por quienes designe, pero siempre bajo su responsabilidad personal.

También podrá ordenar el cese de la intervención del Juez, Tribunal o Representante del Ministerio Público, y dispondrá el modo en que se producirá el reemplazo de aquéllos. Para los sustitutos designados el tiempo de la prórroga será fatal a partir de su avocamiento.

En todos los casos la Suprema Corte de Justicia deberá resolver en un plazo de cinco días, contados desde la recepción de la causa y notificar a todas las partes involucradas en la causa.

No podrán invocarse las circunstancias previstas en el artículo 293 para impedir la libertad en cumplimiento de los plazos previstos en este inciso.

Cuando sea dictado por el Juez, el auto que conceda o deniegue la libertad, será apelable por el Ministerio Público o el imputado, sin efecto suspensivo.”